Download Willy Thayer -Hacia Un Concepto Heterocrónico de Lo Actual PDF

TitleWilly Thayer -Hacia Un Concepto Heterocrónico de Lo Actual
File Size375.6 KB
Total Pages25
Document Text Contents
Page 1

HACIA UNA CONCEPTO HETEROCRÓNICO DE LO "ACTUAL"
PARA UNA CRÍTICA DEL NIHIL

Willy Thayer




 

 
1.
  Lo
  desazonante
  y
  a
  la
  vez
  liberador
  que
  en
  su
  día
  pudo
  resultar
  el
  sintagma
 
nietzscheano
 !"#$%&'%()*+,#-%no
 se
 relaciona,
 en
 lo
 primordial,
 con
 el
 fin
 del
 Dios
 
monoteísta
  occidental,
  en
  cuyo
  marco
  —traza
  y
  familiaridad,
  centro
  y
  sentido,
 
comunión
  y
  juicio—
 el
  dolor
  de
  la
  historia
  se
  había
  dejado
  contener
  desde
  hace
 
mucho.
 Lo
 liberador
 no
 fue
 tanto
 el
 anuncio
 del
 fin
 de
 la
 contención
 del
 Dios
 vivo,
 
su
 justicia
 ./)0"1"'2-%y
 la
 apertura
 al
 dolor
 sin
 Dios,
 sin
 contención
 (3',*3*
 sino
 
la
  lucidez
  incontinente
  del
  “nunca
  hubo
  Dios”,
  nunca
  marco,
  nunca
  universal,
 
totalidad,
 ni
 nunca
 tampoco
 0"5*+*41"'-%0"5*+*40#-%división
 del
 trabajo
 entre
 acción
 
y
 sentido,
 acción
 y
 totalidad,
 que
 no
 fuera
 derivada
 de
 condiciones
 fragmentarias
 e
 
inmanentes
  de
  supervivencia,
  dominación
  y
  conflictos
  irreductibles.
  Nunca
 
trascendencia
 que
 no
  fuera
 pliegue
 en
  la
 multiplicidad
  inmanente.
  Según
 esto,
  la
 
larga
  traza
  occidental
  del
  Dios
  vivo,
  preindustrialmente
  alegorizada
  en
  el
  Dios
 
crucificado,
 y
  la
  traza
 sin
 marco
 que
  la
  frase
  6!"#$%&'%()*+,#7%abrió
 en
 múltiples
 
direciones
 —frase
  traducida
 por
  la
  foto
 del
 planeta
 Tierra
  tomada
 desde
  la
 Luna
 
que
  circuló
  en
  la
  tapa
  de
  la
  revista
  8"5*% (Heidegger,
  M.,
  19829)
  desfetichizando
  la
 
Tierra
  como
  lugar
  esencial
  al
  visibilizarla
  como
  un
  islote
  azaroso
  que
  flota
  en
 
cualquier
  lugar
 del
 vacío
 (Schopenhauer,
 Nietzsche)—,
 ambas
 trazas,
 entonces,
  la
 
del
  Dios
  vivo
  y
  la
  del
  Dios
  muerto,
  se
  inscribían
  como
  hebras
  de
  un
  acontecer
 
desde
 siempre
 acéfalo,
 sin
 Dios,
 sin
 absolución
 ni
 condena;
 performance
 baladí
 de
 
unos
 animales
 efímeros,
 bajo
 condiciones%mortificadoras,
  “en
 un
 apartado
 rincón
 
del
  firmamento% (...)
  pendiente
  en
  sueños
  sobre
  el
  lomo
 de
 un
  tigre”
  (Nietzsche,
  F.,
 
1973.).
  Engels% había
  escrito
  algo
  parecido,
  aunque
  su
  enunciado
  se
  ejerce
  como%
negatividad
 antes
 que
  como
 afirmación:
  “El
  origen
 de
  la
  religión%y
 del
 Estado
 —
escribe—
 siempre
 fue
 el
 miedo
 que
 de
 sí
 misma%experimenta
 la
 humanidad
 en
 su
 
lucidez”
 1.
 
 
En
 el
 sintagma
 !"#$%&'%()*+,#-%“Dios”
 significa
 Dios,
 pero
 significa
 también
 “todo
 
aquello
  que
  por
  un
  movimiento
  rápido
 
  intentó
  ocupar
  su
  sitio:
  el
  ideal,
  la
 
conciencia,
  la
  razón,
  el
  hombre,
  la
  confianza
  en
  el
  progreso,
  la
  felicidad
  de
  las
 
masas,
 la
 cultura;
 todo
 eso
 que
 no
 deja
 de
 tener
 valor
 y
 que,
 sin
 embargo,
 carece
 de
 
valor;
 nada
 que
 valga
 sino
 por
 el
 sentido
 —al
 fin
 suspenso
 y
 desauratizado—
 que
 
se
 le
 otorgó”
 (Blanchot,
 1996).
 A
 este
 catálogo
 de
 prótesis
 de
 Dios
 habría
 que
 añadir
 
el
 género
 y
 la
 especie,
 lo
 )4":*+$';-
 la
 (*0"'1"<4%=*4*+';-%el
 4"&";9
 
 
!"#$%&'%()*+,#
 despeja
 el
 carácter
 policéfalo,
 irreductible
 al
 )4#-
 de
 la
 inmanencia
 
en
  su
  multiplicidad;% el
  desvanecimiento
  del
  mito
  fundacional,
  de
  cualquier
 
radicación
  en
  una
  patria
  común
  y
  de
  los
  embrujos
  de
  la
  metafísica
  de
  la
 
pertenencia
 
  la
  Tierra
  como
  lugar
  irrenunciable
  que
  incansablemente
  recrea
  ;'%
1#()4"0'0%0*;%(",#%0*%;'%1#()4"0'0.
 

 
2.
  El
  gesto
  homogeneizante,
  la
  “igualación
  de
  lo
  desigual”,
  la
  reducción
  de
  la
 
multiplicidad
  a
  un
  principio
  general,
  constituye
  el
  plasma
  homogeneizador
  del
 
4"&";>?>.
 Y
 la
 filosofía
 sería
 ese
 plasma,
 la
 lógica
 unificadora
 que
 tiende
 a
 subsumir
 
las
 singularidades
 en
 un
 orden
 común,
 en
 lo
 $)1*$":'(*4,*%$"4%;@(",*%4"%(*0"0'%0*%
;#%$"*(A+*%"=)';%*
 "40"5*+*4,*.
 La
 “igualación
 de
 lo
 desigual”
 constituiría
 el
 gesto,
 la
 

1 Citado
 por
 Schmitt,
 C.,
 1998

Page 2

reducción
 
 .*A#3&B2%característica
 de
 lo
 que
 regularmente
 se
 denomina
 filosofía.
 Si
 
Thales
  se
  convirtió
  en
  epítome
  de
  la
  filosofía,
  no
  fue
  por
  su
  labor
  de
  fisiócrata,
 
investigador
 empirista
 de
 lo
 plural.
 Lo
 extraordinario
 de
 Thales,
 que
 lo
 inmortalizó
 
entre
  los
  occidentales
  de
  la
  Tierra,
  que
  convirtió
  su
  nombre
  de
  pila
  en
  5"+('% 0*%
()*+,#
 que
 circula
 infinitamente
 más
 que
 su
 portador,
 fue
 el
 invento
 del
 nihilismo,
 
la
 universalidad,
 la
 mediación
 general
 que
 subsume
 las
 singularidades
 en
 el
 fetiche
 
del
  trascendental,
  convirtiendo
  la
  multiplicidad
  en
  manifestación
  .A&C$"$2% de
  un
 
mismo
  principio
  .'+3&B2D% “hipnotizado
  una
  tarde
  por
  la
  fuerza
  plástica
  de
  una
 
catarata,
  en
  la
  que
  se
  dibujaban
  y
  desdibujaban
  animales,
  plantas,
  cuerpos
 
humanos,
 ninfas,
 grifos,
 batallas,
 fiestas
 y
 cuantas
 sombras
 se
 quiera,
 el
 hechizo
 y
 
la
 embriaguez
 metafórica
 del
  torrente
  lo
  llevaron
 a
 exhalar
 el
 dislate
 perdurable:
 
todo
 es
 agua
 (...)
 todo
 es
 una
 y
 la
 misma
 cosa”
 (Nietzsche,
 F.,
 1921).
 Thales,
 o
 quién
 
quiera
 que
 haya
 sido,
 fue
 el
 primero
 en
 ver
 el
 bosque
 (el
 concepto)
 '%,+':B$%de
 los
 
árboles
 singulares
 que
 impedían
 verlo.
 Inventó
 el
 universal,
 el
 4"&";9%De
 ahí
 en
 más
 
esta
  tecnología
  habría
  dado
  la
  pauta:
  el
  bosque
  (el
  concepto)
  ha
  bloqueado
  la
 
multiplicidad,
 la
 singularidad
 (*4#$%identidad
 y
 representación.
 

 
3.
 Marx
  tradujo
  el
  “agua”
  de
  Thales,
  en
  el
  1'A",';%o
  :';#+% *4% 1+*1"("*4,#-%proceso
 
automático
  sin
  sujeto
  que
  se
  produce
  y
  reproduce% bajo
  el
  aspecto
  de
  "un
 
gigantesco
 cúmulo
 de
 mercancías".
 Pero
 el
 '=)'-%la
 1"+1);'1"<4%'(A;"'0'%0*;%1'A",';-%
en
  su
  despliegue
  planetario,
  no
  respondía% ya
  a
  una
  "4,)"1"<4% A;E$,"1'
  y
 
trascendental
 del
 ,#0#%*$%)4'%C%;'%("$('%1#$',
 sino
 al
 acontecimiento
 y
 devenir%de
 
la
 Revolución
 Industrial,
 metonimizado
 en
 la
 $A"44"4=%F*44CG,
 (EH)"4'%&*++'("*4,'
 
1#(A;*/'I-%cuya
 performance
 se
 expone
 en
 J;%1'A",';%y
 en
 los
 K+)40+"$$*9
 ¿Cual
 sería
 
la
 potencia
 de
 la
 Jenny,
 más
 allá
 de
 ser
 homónima
 de
 la
 esposa
 de
 Marx,
 para
 que
 
éste
  le
  otorgue
  el
  rango
  de
  acontecimiento,
  del
  acontecimiento
  que
  se
  revelará,
 
póstumamente,
 como
 traza
 de
 la
 Revolución
 industrial,
 traza
 que
 recién
 ahora,
 no
 


2En
  1764
  James
  Hargreaves,
  mecánico,
  inventa
  la
  $A"44"4=% F*44C% (o
  simplemente
  F*44C2-% que
 
permite
 hilar
 con
 8,
 16
 y
 hasta
 con
 100
 husos
 simultáneamente.
 Hargreaves
 bautizó
 esta
 máquina
 
con
  el
  nombre
 de
 una
 de
  sus
 hijas.
  La
  trayectoria
  sucesiva
 de
  la
  Jenny,
  tal
  como
  se
  expone
 en
  la
 
secuencia
 Wikipedia,
 desde
 un
 estadio
 primitivo
 hasta
 un
 estado
 desarrollado,
 proponiéndonos
 la
 
evolución
 cronológica
 de
 una
 máquina
 monolateral,
 especializada
 en
 la
 hilandería,
 y
 en
 un
 esquema
 
A+"41"A"#% LM% (*0"#% LM% 5"4-% choca
  con
  el
  devenir
  de
  la
  Jenny
  tal
  como
  nos
  lo
  propone
 Marx
  en
 J;%
1'A",';9%No
  encontramos
  en
  J;% 1'A",';-% el
  relato
  evolutivo
  de
  una
  máquina
  especializada
  bajo
  el
 
esquema
  A+"41"A"#% LM% (*0"#% LM% 5"4N% sino
  la
  sugerencia
  de
  un
  devenir
  inespecífico,
  abstracto,
 
transgenérico,
  de
  una
 máquina
  que
  se
  expande
  espacial,
  cuantitativa
  y
  funcionalmente
  de
 modo
 
multidireccional
  y
  simultáneo,
  disyuncional.
  En
  su
  devenir
  inespecífico,
  la
  Jenny
  de
  Marx
  se
  va
 
plegando
 y
 ensamblando
 según
 indefinidas
 terminales,
 de
 la
 más
 diversa
 índole
 o
 especie,
 a
 medida
 
que
  se
  expande
  planetariamente.
  Su
  movimiento
  no
  se
  reduce
  simplemente
  a
  un
  proceso
  de
 
desarrollo
 dialéctico
 que
 supera,
 incorpora
 y
 suma
 más
 y
 más
 funciones
 de
 modo
 sistemático
 en
 un
 
cuerpo
  interdiciplinario
  total
  organizado
  polifuncional.
  Como
  la
  vida,
  la
  Jenny
  de
  Marx
  se
  abre
 
camino
 erosionando
 especificidades,
 sistemas,
 identidades,
 en
 un
 devenir
 simultáneo
 que
 1+*1*%A#+%
*;%(*0"#-%cargado
 de
 pulsiones
 segmentarias,
 sin
 ninguna
 pulsión
 o
 sentido
 general.
 
3 El paso de la herramienta simple a la máquina-herramienta compleja, no reside en el desplazamiento del
motor desde la fuerza motriz humana a una fuerza motriz externa, sea el agua, el viento, el buey. Si esto
fuera así, máquinas-herramientas habría habido desde que Adán y Eva araban con bueyes el paraíso. La
máquina-herramienta se diferencia de la mera herramienta, no por el quién de su fuerza motriz, si el
caballo o el hombre, sino porque el número de terminales que puede manipular simultáneamente la
máquina-herramienta, excede las posibilidades de manipulación directa del cuerpo humano. Esta
diferencia introduce transformaciones antes que físicas, históricas. Lo que cambiará con la Jenny es la
comprensión históricade la virtualidad del cuerpo y del trabajo.

Page 12

A)+'-% :*+0'0*+#%*$,'0#%0*%*T1*A1"<4-% "('=*4%0"';B1,"1'9%Y
 más
  fuertemente
  con
  la
 
noción
 de
 “justicia”
 vinculada
 a
 la
 1",']9
 

 
8.
 El
 modo
 de
 producción
 de
  la
 +*A+#0)1,"Q";"0'0%,B14"1'%se
 expone
 en
 el
  texto
 de
 
Benjamin,
  entonces,
  *4% y
  1#(#%vacilación
 monadológica
  de
  una
 multiplicidad
  de
 
modos
 de
 producción.
 Y
 en
 ella
 nos
 balanceamos.
 Por
 una
 vía
 el
 texto
 sugiere
 que
 
la
  reproductibilidad
  técnica,
  como
  matriz
  masiva
  totalitaria
  y
  principio
 
homogeneizador,
 se
 constituye
 como
 una
 época
 general
 que
 subsume
 la
 totalidad
 
de
 los
 modos
 de
 producción
 imponiéndose
 como
 un
 universo
 fuera
 de
 cuya
 regla
 
nada
  pareciera
  experimentable.
  Por
  otro
  lado,
  son
  varios
  los
  pasajes
  desde
  cuya
 
crispación
  el
  texto
  sugiere
  que
  la
  reproductibilidad
  técnica
  es
  un
  (#0#% 0*%
A+#0)11"<4%—todo
 lo
 invasivo
 y
 expansivo
 que
 se
 quiera—
 que
 no
 subsume
 bajo
 sí
 
a
 los
 modos
 de
 producción
 que
 emula
 serialmente,
 con
 los
 que
 choca
 o
 se
 pone
 en
 
"4,*++)A1"<49% De
  esta
  forma
  redistribuye
  el
  rango
  epocal,
  nihilista,
 
homogeneizador,
  de
  la
  reproductibilidad
  técnica,
  que
  de
  sugerirse
  como
 
trascendental
  pasa
  a
  ser
  un
  fragmento
  en
  choque
  con
  otro,
  una
  actualidad
 
heterológica
  sin
  estuche
  general;
 (#0#% 0*% A+#0)11"<4% el
  de
  la
  +*A+#0)1,"Q";"0'0
 
,B14"1'% que,
  al
  chocar
  con
  otros,
  disuelve
  e
  interrumpe
  el
  principio
  endógeno
  y
 
exógeno
 de
 la
 homogeneidad,
 provocando
 en
 ese
 choque
 un
 ,*+1*+#%que
 entra
 en
 el
 
juego
 de
 las
 fricciones,
 averiando
 la
 presencia
 y
 la
 identidad.
 
 
La
  inclinación
  de
  la
  +*A+#0)1,"Q";"0'0
  ,B14"1'% como
  presente
  total
  y
  homogéneo,
 
comparece,
  en
  el
  texto,
  como
  1&'41*% 5'$1"$,'
  o
  nihilista.
  La
  comprensión
  de
  la
 
reproductibilidad
  técnica,
  en
  cambio,
  como
  fragmento
  que
  colisiona
  en
  una
 
actualidad
 heteróclita,
 activaría
 la
 1&'41*%(*$"E4"1'%#%destructiva.
 La
 *TA#$"1"<4
 del
 
texto
 trabaja
 con
 ambos
 momentos
 de
 la
 vacilación.
 El
 modo
 de
 producción
 de
 la
 
*T&"Q",":"0'0% ':'4R'0'% circularía
  como
  pieza
  de
  una
  actualidad
  mosaico,
 
heterocrónica,
 en
 que
 cohabitan
 otros
 modos
 de
 producción,
 irreductibles
 entre
 sí.
 
Entre
 ellos,
 el
 modo
 de
 producción
 aurático
 de
 la
 pintura
 y
 el
 teatro.
 Anacronismos
 
irrepetibles
  los
  unos
  por
  los
  otros;
  singulares
  entonces,
  pero
  no
  puros,
  en
  la
 
medida
  en
  que
  se
  afectan,
  se
  citan,
  intervienen
  y
  friccionan
  en
  sus
  estratos
 
temporales,
 suplementando
 recíprocamente
 su
 constitución8.
 

7 El
 juicio
 final
 como
 “cita
 a
 la
 orden
 del
 día”
 (Benjamin,
 W.,
 1995).
8 En el
 ^#$,5'1"#%de
 1873
 de
 J;%1'A",';-%
 Marx
 nos
 propone
 un
 "mosaico"
 de
 tiempos
 singulares,
 un
 
montaje
 modos
 de
 producción
 que
 chocando
 entre
 sí,
 dándose
 cita
 los
 unos
 en
 los
 otros,
 se
 vuelven
 
inestables
 respecto
 de
 su
 propia
 identidad,
 disponiéndose
 en
 una
 vacilación
 de
 influjos
 y
 contagios,
 
interrupciones
  e
  infecciones
  mutuas,
  que
  vuelve
  inviable
  el
  presupuesto
  de
  un
  presente,
  un
 
trascendental
 en
 común
 que
 los
 contenga.
 Se
 vuelve
 inviable
 también
 la
 autocomplacencia
 de
 cada
 
uno
 de
 los
 fragmentos
 respecto
 de
 su
 presente
 específico.
 Escribe
 Marx:
 

“La
  economía
  política
  ha
  sido
  siempre
  y
  sigue
  siendo
  en
  Alemania,
  hasta
  hoy,
  una
  ciencia
 
extranjera
 (...)
 Faltaba
 en
 Alemania
 el
 cimiento
 vivo
 sobre
 el
 que
 pudiera
 asentarse
 la
 economía
 
política.
 Esta
 ciencia
 se
 importaba
 de
 Inglaterra
 y
 de
 Francia
 como
 un
 producto
 elaborado;
 los
 
profesores
 alemanes
 de
 economía
 seguían
 siendo
 simples
 aprendices.
 La
 expresión
 teórica
 de
 
una
  realidad
  extraña
  se
  convertía
  en
  sus
  manos
  en
  un
  catálogo
  de
  dogmas
  (...)
  obligados
  a
 
poner
  cátedra
  en
  cosas
  que
  de
  hecho
  ignoran
  (...)
  Desde
  1848,
  la
  producción
  capitalista
 
comenzó
 a
 desarrollarse
 rápidamente
 en
 Alemania
 (...)
 Pero
 la
 suerte
 seguía
 siendo
 adversa
 a
 
nuestros
  economistas.
  Cuando
  habían
  podido
  investigar
  libremente
  la
  economía
  política,
  la
 
realidad
 del
 país
 aparecía
 vuelta
 de
 espaldas
 a
 las
 condiciones
 económicas
 modernas.
 Y
 cuando
 
estas
 condiciones
 surgieron
 no
 consentían
 ya
 un
 estudio
 imparcial
 (...)
 Fijémonos
 en
 Inglaterra.
 
Su
 economía
 política
 clásica
 aparece
 en
 un
 período
 en
 que
 aún
 no
 se
 ha
 desarrollado
 la
 lucha
 de
 
clases.
 Ricardo,
 su
 último
 gran
 representante,
 es
 quien
 por
 fin
 toma
 conscientemente
 como
 eje
 
de
  sus
  investigaciones
  la
  contradicción
 de
  los
  intereses
  de
  clase
  (...)
  Al
  llegar
  aquí,
  la
  ciencia
 
burguesa
  de
  la
  economía
  tropieza
  con
  una
  barrera
  para
  ella
  infranqueable
  (...)
  El
  período

Page 13

9.
 No
  hay
  que
  confundir
  el
  plano
  de
  actualidad
  como
  coexistencia
  de
  modos
  de
 
producción,
  tecnologías,
  fibras,
  diferenciales
  de
  tiempo,
  con
  ;'% ";)$"<4%que
  de
  tal
 
coexistencia
 se
 produce
 cuando
 una
  tecnología,
 un
 modo
 de
 producción,
 emula
 y
 
representa
  a
  otros
  modos
  de
  producción
  en
  su
  propio
  medio.
  Así,
  el
  cine,
  que
 
siendo
  una
  tecnología
  específica
  teje
  la
  ilusión
  de
  subsumir
  en
  su
  plano
  de
 
inmanencia
 a
 muchas
 tecnologías
 y
 temporalidades
 no
 cinematográficas.
 No
 es
 que
 
Shakespeare,
 Rembrandt,
 Beethoven,
 todas
 las
 leyendas
 y
 mitos,
 los
 fundadores
 de
 
religiones
 y
 los
 héroes
 se
 apelotonen
 para
 una
 resurrección,
 según
 su
 singularidad
 
y
 tecnología,
 en
 las
 pantallas,
 como
 sugería
 Abel
 Gance9.
 En
 el
 cine,
 en
 la
 fotografía,
 
en
 la
 publicidad
 digital,
 en
 el
 fotomontaje,
 en
 la
 fusión
 electrónica,
 y
 en
 general
 en
 
la
 operación
 de
 1",'%realizada
 materialmente
 en
 un
 mismo
 modo
 de
 producción,
 no
 
hay
  choque
  de
  modos
  de
  producción,
  sino
  endogamia
  de
  la
  productibilidad
 
homogénea
  del
  mismo
  medio.
  El
  choque
  o
  anacronismo
  no
  pasa
  de
  ser
  ahí
 
reiteración
  de
  la
  misma
  tecnología
  bajo
  el
  fetiche
  de
  presentar
  otra.
  Cuando
  la
 
fotografía
  trata
  fotográficamente
  de
  la
  pintura,
  no
  choca
  con
  la
  pintura;
  sólo
  se
 
despliega
  a
  sí
  misma
  tratando
  de
  sí
  misma
  y
  de
  su
  potencial
  productivo
  de
 


siguiente,
 de
 1820
 a
 1830,
 se
 caracteriza
 en
 Inglaterra
 por
 una
 gran
 efervescencia
 científica
 en
 
el
  campo
  de
  la
  economía
  política.
  Es
  el
  período
  en
  que
  se
  vulgariza
  y
  difunde
  la
  teoría
 
ricardiana
  y,
  al
  mismo
  tiempo,
  el
  período
  en
  que
  lucha
  con
  la
  vieja
  escuela.
  Se
  celebran
 
brillantes
 torneos.
 Al
 continente
 europeo
 llega
 muy
 poco
 de
 todo
 esto
 (...)
 Las
 condiciones
 de
 la
 
época
 explican
 el
 carácter
 imparcial
 de
 estas
 polémicas
 (...)
 La
 literatura
 de
 la
 economía
 política
 
inglesa
  durante
  este
  período
  recuerda
  aquella
  época
  romántica
  de
  la
  economía
  francesa
  que
 
sobreviene
 a
 la
 muerte
 del
 doctor
 Quesnay,
 pero
 sólo
 al
 modo
 como
 el
 veranillo
 de
 San
 Martín
 
recuerda
  a
  la
  primavera
  (...)
  Con
  el
  año
  1830
  sobreviene
  la
  crisis
  decisiva
  (...)
  La
  burguesía
 
había
  conquistado
  el
  poder
  político
  en
  Francia
  y
  en
  Inglaterra.
  A
  partir
  de
  este
 momento,
  la
 
lucha
 de
 clases
 comienza
 a
 revestir,
 práctica
 y
 teóricamente,
  formas
 cada
 vez
 más
 acusadas
 y
 
amenazadoras.
 Había
 sonado
 la
 campana
 funeraria
 de
 la
 ciencia
 económica
 burguesa.
 Ya
 no
 se
 
trataba
 de
 si
 tal
 o
 cual
 teorema
 era
 o
 no
 verdadero,
 sino
 de
 si
 infringía
 o
 no
 las
 ordenanzas
 de
 
policía.
  Los
  investigadores
  desinteresados
  fueron
  sustituidos
  por
  espadachines
  a
  sueldo.
  La
 
revolución
 continental
 de
 1848-­‐1849
 repercutió
  también
 en
  Inglaterra.
 Hombres
 que
  todavía
 
aspiraban
 a
 tener
 cierta
 importancia
 científica,
 a
 ser
 algo
 más
 que
 simples
 sofistas
 y
 sicofantes
 
de
  las
  clases
  dominantes,
  esforzábanse
  en
  armonizar
  la
  economía
  política
  del
  capital
  con
  las
 
aspiraciones
  del
  proletariado,
  que
  ya
  no
  era
  posible
  seguir
  ignorando
  por
  más
  tiempo.
  (...)
 
También
 en
 Alemania
 llegó
 a
 su
 madurez
 el
 régimen
 de
 producción
 capitalista
 en
 una
 época
 en
 
que
  su
  carácter
  antagónico
  había
  tenido
  ocasión
  de
  rebelarse
  ruidosamente
  en
  la
  serie
  de
 
luchas
 históricas
 sostenidas
 en
 Francia
 e
 Inglaterra,
 y
 en
 que
 el
 proletariado
 alemán
 poseía
 ya
 
una
  conciencia
  teórica
  de
  clase
 mucho
 más
  fuerte
  que
  la
  burguesía
  de
  su
  país.
  Pero
  cuando
 
parecía
 que
 iba
 a
 ser
 posible
 la
 existencia
 de
 una
 ciencia
 burguesa
 de
 la
 economía
 política,
 ésta
 
habíase
  hecho
  de
  nuevo
  imposible
  (...)
  los
  alemanes
  continuaron
  siendo,
  en
  esta
  época
  de
 
decadencia
  de
  la
  economía
  vulgar,
  lo
  mismo
  que
  habían
  sido
  en
  sus
  días
  clásicos:
  simples
 
aprendices,
  ciegos
  émulos
  y
  adoradores,
 modestos
  vendedores
  a
  domicilio
  de
  los
 mayoristas
 
extranjeros
  (...)
  Hace
  casi
  treinta
  años
  (...)
  coincidiendo
  precisamente
  con
  los
  días
  en
  que
 
escribía
 el
 primer
 volumen
 de
 J;%1'A",';-%esos
 gruñones,
 petulantes
 y
 mediocres
 epígonos
 que
 
hoy
 ponen
 cátedra
 en
 la
 Alemania
 culta,
 dieron
 en
 arremeter
 contra
 Hegel
 (...)
 tratándolo
 como
 
perro
 muerto.
 Esto
  fue
  lo
 que
 me
 decidió
 a
 declararme
 abiertamente
 discípulo
 de
 aquel
 gran
 
pensador
 (...)
 El
 hecho
 de
 que
 la
 dialéctica
 sufra
 en
 manos
 de
 Hegel
 una
 mistificación,
 no
 obsta
 
para
 que
 este
 filósofo
 fuese
 el
 primero
 que
 supo
 exponer
 de
 un
 modo
 amplio
 y
 consciente
 sus
 
formas
  generales
  de
 movimiento
  (...)
  Reducida
  a
  su
  forma
  racional,
  provoca
  la
  cólera
  y
  es
  el
 
azote
 de
 la
 burguesía
 y
 de
 sus
 portavoces
 (...)
 porque
 en
 la
 inteligencia
 y
 explicación
 positiva
 de
 
lo
  que
  existe
  se
  abriga
  a
  la
  par
  la
  inteligencia
  de
  su
  (...)
  muerte
  forzosa;
  porque,
  crítica
  y
 
revolucionaria
 por
 esencia,
 enfoca
 todas
  las
  formas
 actuales
 en
 pleno
 movimiento,
 sin
 omitir,
 
por
 tanto,
 lo
 que
 tiene
 de
 perecedero
 y
 sin
 dejarse
 intimidar
 por
 nada”
 .
 


9 La cita está tomada de Benjamin, W., 2008.

Page 24

1977. Dialogues avec Claire Parnet, París, Flammarion, 2a éd. 1996, coll. “Champs”.

1996. Crítica y clínica, Ed. Anagrama, Barcelona.
1993. Critique et clinique, Les éditions de Minuit (coll. “paradoxe”), París.

Descartes, R.

1967. Obras escogidas, Ed. Sudamericana.
1953. OEuvres et lettres, textes présentés par André Bridoux, Bibliothèque de la
Pléiade, NRF, Gallimard.

Derrida, J.

2001. La verdad en pintura. Traducción de M. C. González y D. Scavino, Buenos
Aires, Paidós.
1978. La vérité en peinture. Champ philosophique. París: Flammarion.

Didi-Huberman, G.

2006. Ante el tiempo. Historia del arte y anacronismo de las imágenes, Adriana
Hidalgo.
2000. Devant le temps, Minuit, París.

2008. “Cuando las imágenes toman posición”, Antonio Machado Libros, Madrid.

Foucault, Michel

1994. Dits et écrits (I-IV). Gallimard, París.

Heidegger M.

1958. Sobre la cuestión del ser, traducción de German Bleiberg, Revista de Occidente,
Madrid.
Über die Linie. GA 9 Wegmarken (1919-1961) Zur Seinsfrage (1955) / Über die
Linie. Gesamtausgabe Ausgabe letzter Hand Vittorio Klostermann, Frankfurt am
Main.

1982. Entrevista de Heidegger con Der Spiegel, en revista Escritos de Teoría No 4,
Depto de Filosofía, U. de Chile sede Norte, Santiago de Chile.
1988. “Das Spiegel-Interview”, en AA.VV., Antwort. Martin Heidegger im
Gespräch, Neske, Tübingen.

1994. Superación de la metafísica, traducción de Eustaquio Barjau, en Conferencias
y artículos, Ediciones del Serbal, Barcelona.
1954. Überwindung der Metaphysik, Vorträge und Aufsätze, Pfullingen, Neske.

1996. Caminos de bosque, traducción de Helena Cortés y Arturo Leyte. Alianza,
Madrid.

2000. Carta sobre el humanismo, trad. de Helena Cortés y Arturo Leyte, Alianza,

Page 25

Madrid.
1967. “Brief Über den ‘Humanismus”’ en Wegmarken, Klostermann, Frankfurt.

2001. Nietzsche, traducción Juan Luis Bermal, Ediciones Destino, Barcelona.
263
1961. Nietzsche, t. II, Neske, Pfullingen. Nietzsche, Volumen II.

Jameson, F.

2000. Las semillas del tiempo, trad. Antonio Gómez Ramos, Madrid, Trotta.
1994. The Seeds of Time. The Wellek Library lectures at the University of California,
Irvine. New York: Columbia University Press.
Marx, K.

1972. La Ideología Alemana, Barcelona, Grijalbo.
1953. Die Deutsche Ideologie. MEGA I, 5, Dietz Verlag, Berlín.
.
1985 El Capital, Siglo XXI, México.
1966. Das Kapital, 3 Bände, Dietz Verlag, Berlín.

Nietzsche, Friedrich

1921. La filosofía en la época trágica de los griegos, traducción de Pablo Simón, Ed.
Poseidón, Buenos Aires.
1973. Die Philosophie im tragischen Zeitalter der Greichen. Escrito póstumo. En
KGW III 2, ed. Giorgio Colli y Mazzimo Montinari, Berlín/Nueva York, Walter de
Gruyter.

1973. “Sobre verdad y mentira en sentido extramoral”, en Revista venezolana de
filosofía, traducción de José Jara, N° 24, Caracas.
1973. Über Wahrheit und Lüge im aussermoralischen Sinne. En KGW III 2, ed.
Giorgio Colli y Mazzino Montinari, Berlín/Nueva York, Walter de Gruyter.

Schmitt, Carl

1998. “Teología política”, Struhart, Buenos Aires.
1922. Politische Theologie. Vier Kapitel zur Lehre von der Souveränität. München-
Leipzig: Duncker & Humblot.

Similer Documents