Download Terapia Gestalt Con Esquizofrenicos PDF

TitleTerapia Gestalt Con Esquizofrenicos
TagsAutism Mental Health Schizophrenia Gestalt Therapy
File Size116.1 KB
Total Pages19
Document Text Contents
Page 10

todo acontecimiento que ponía fin a la autoagresión y abría nuevas vías por las cuales las
energías agresivas o críticas podían ser evacuadas.

En un caso, nos pareció más apropiado en el trabajo del paciente pedirle expresar
primero su paranoia hacia cada uno de los miembros del grupo: "dile a cada persona aquí
presente cómo te tendría”. El paciente entonces dio la vuelta al grupo entrando en
contacto por la mirada, para decir a cada uno lo que esta persona le haría. Haciendo esto,
pareció abandonar una gran parte de su miedo y tuvo un trato menos malo, confortable,
con las personas siguientes. Nuestro paciente luego fue animado a rehacer una vuelta
para decir a cada miembro del grupo cómo le gustaría tenerlo. De nuevo esto se reveló
una experiencia (experimento) restauradora para el paciente. ¡Expresó que le había
gustado ser el agresor por una vez! Un trabajo continuo fue todavía necesario para
orientar las energías agresivas y convertirlo en elementos favorables para el self (por
ejemplo de la seguridad en el contacto interpersonal, las actividades deportivas, la
agresividad en el trabajo, etc.).

- FRANCINE-
Mientras que el grupo precedente de ejercicios concernía al tratamiento de los sistemas
de creencia, el juego en espejo de un terapeuta a partir de la conducta de un paciente se
reveló muy útil para mostrarle hasta qué punto su conducta era incongruente”.

Francine, mujer de 23 años deficiente, vivía con su madre. Le lloraba frecuentemente y a
menudo repetía las mismas quejas. Ninguna palabra ningún consuelo podía hacer nada.

En el transcurso del tiempo de ejercicios con los pacientes, Francine se puso al lado del
profesor de gimnasia. Y se acostó sobre el suelo donde se echó a mecerse de atrás
adelante repitiendo: "¡tengo pena, oh, tengo pena!", repetidas veces. Después de haber
intentado en vano llamar la atención de maneras diversas, acabo por abandonar, me
acosté detrás de ella, y murmuré: "abandono, Francine. Estoy demasiado cansado”.
Hacía ya más o menos cinco minutos que canturreábamos meneándonos cuando
Francine se volvió para decir: "¡En serio! ¿Estas cansado?". Dejó de llorar y hablamos
durante un momento. Francine estuvo bien para el resto del día. Aunque este ejercicio
jamás produjo los resultados duraderos, siempre fue eficaz temporalmente.

LA EXAGERACIÓN DEL COMPORTAMIENTO
Con varios pacientes, sentimos que podrían sacar beneficio de la exageración de su
comportamiento. Parece que el hecho de exagerar les hubiera permitido a estos
pacientes activar la polaridad de un comportamiento o de un pensamiento inconsciente a
tal grado de absurdidad que el polo opuesto pudo emerger con mucha fuerza.

Similer Documents