Download RV120Cestresador PDF

TitleRV120Cestresador
File Size10.6 MB
Total Pages469
Table of Contents
                            El cerebro estresado
	Página legal
	Índice
	Introducción
	Prólogo
	I ¿Qué es el estrés?
		1. Origen
		2. Agentes estresantes y definición de estrés
		3. ¿Un sistema motivacional de defensa?
	II Una máquina bien engranada
		1. Neuronas y células gliales
		2. Representación del mundo en el cerebro
		3. Unas pinceladas de neuroanatomía
		4. Un cerebro plástico afectado por el estrés
	III Fisiología de la respuesta de estrés
		1. Macarrones a la boloñesa y perros rabiosos
		2. Una glándula maestra
		3. La respuesta
		4. Un cerebro masculino y femenino para el estrés
		5. Ritmos biológicos y estrés
	IV Emociones, sentimientos y salud
		1. Miénteme
		2. Teorías de la emoción
		3. El hipotálamo: la alfombra de la cama nupcial del cerebro
		4. La almendra y la incapacidad para percibir el miedo
		5. El atraco a un banco, el 11–S y los criadores de serpientes
		6. ¿Solo el miedo?
		7. Los ojos son el espejo del alma
		8. Bandas y grupos de pertenencia
		9. Monos, lobotomías y psicópatas
		10. Seres morales y flexibles
		11. Disgusto, admiración y compasión: ¿una isla en el cerebro?
		12. Parálisis, muerte y toma de decisiones
	V Estrés y enfermedad
		1. El curioso caso del salmón del pacífico y de los ratoncillos australianos
		2. Problemas con el azúcar, castrati, enanos y mucha dosis de amor
		3. Una patata en movimiento
		4. ¿Problemas de estómago?
		5. Una visión general de nuestro sistema de defensa
		6. Esa ciencia denominada Psiconeuroinmunología
		7. Estrés, cáncer y actimel
	VI Sexo, placer y estrés
		1. El enamoramiento y la elección de la pareja
		2. El dormilón
		3. Sin control
		4. El Greco
		5. Estresados y adictos
	VII El estrés, la memoria
		1. El caballito de mar de nuestro cerebro: el hipocampo
		2. Una almendra muy
		3. El cerebro evolucionado: la corteza prefrontal
		4. La caída del Imperio Romano
		5. Estrés a lo largo de la vida
		6. El cerebro de Frankenstein: ¿nacen nuevas neuronas en un cerebro adulto?
		7. ¿Por qué dormimos?
		8. Sueño y memoria
		9. No puedo dormir
	VIII Factores psicosociales que modulan la respuesta de estrés
		1. Control y capacidad de predecir
		2. Ratas frustradas
		3. Apoyo social
		4. Percepción del curso de la situación
		5. Novedad
		6. Voluntad o la determinación de hacer algo
		7. Bases neurales subyacentes a la modulación psicosocial de la respuesta de estrés
		8. ¿Podemos hacer alguna cosa para reducir el impacto del estrés?
		9. Estilos de conducta y de temperamento
	IX Estrés, depresión y ansiedad
		1. Trastornos del ánimo
		2. Corteza prefrontal, amígdala, serotonina y depresión
		3. Formación de nuevas neuronas, sueño y depresión
		4. Actividad del eje HPA y depresión
		5. Ritmos y diferencias sexuales
		6. Trastornos de ansiedad
	X ¿Un cerebro estresado?
		1. Un sistema cerebral para hacer frente a las amenazas y mantener el equilibrio
		2. Hipocampo
		3. Amígdala
		4. Corteza prefrontal
		5. Una compleja red para regular el cortisol: estudios de neuroimagen
		6. Terapeuta, amigos, meditación, nada de azúcar (...)
		7. Apuntes finales
	Bibliografía
                        
Document Text Contents
Page 235

© Editorial UOC 234 El cerebro estresado

Bartholin en la mujer) y de la glándula bulbouretral (en el hombre). Cuando
la estimulación sexual es lo bastante intensa, las neuronas descendentes del
cerebro y los terminales procedentes del pene y del clítoris activan las neuronas
simpáticas ubicadas en los segmentos lumbar y torácico de la médula espinal.
En el hombre, los terminales eferentes simpáticos desencadenan los procesos
de emisión y eyaculación del semen, y en las mujeres, la activación simpática
genera (a lo largo del orgasmo) fuertes contracciones musculares, dilatación
del conducto cervical y un aumento de la motilidad del útero y de las trompas
de Falopio, lo que facilita el transporte de los espermatozoides hacia el óvulo.
¿Qué sucede con la información que procede del cerebro? La información
descendente que proviene del encéfalo llega hasta la médula espinal y puede
modificar la integración que se realiza a este nivel de la información sensorial
con la respuesta autonómica. Diferentes estudios llevados a cabo con técnicas
de neuroimagen han intentado descubrir las áreas cerebrales cuya actividad
está relacionada con la experimentación de excitación sexual por parte de los
participantes.

En definitiva, para poder iniciar la conducta sexual necesitamos una
activación del sistema nervioso parasimpático. Tal como se ha explicado
anteriormente, las dos ramas del sistema nervioso autónomo (simpático y
parasimpático) son antagónicas, es decir, que no pueden estar activadas las
dos al mismo tiempo. O se activa una o se activa la otra. En una situación de
estrés agudo el sistema nervioso simpático se activa, con lo cual ya podemos
anticipar los resultados. Imaginemos la siguiente situación. Israel y Neus llevan
viendose durante unas semanas. Hoy, sábado, han salido a cenar y después de
una romántica velada colmada de sutiles insinuaciones sensuales, deciden ir
a la casa de Israel que, casualmente, se encuentra sólo a dos manzanas de la
puerta del restaurante. Dentro de casa, como por arte de magia, el desenfreno
sexual les conduce en un abrir y cerrar de ojos al dormitorio donde se postran,
con la mitad de la ropa puesta y la otra mitad perdida por el pasillo, sobre la
cama. Comienzan con gran exaltación y frenesí a tener relaciones sexuales, tal
es su entusiasmo por la labor que consiguen que la estantería que queda cerca
del cabecero de la cama se precipité al suelo produciendo un ruido repentino
y ensordecedor. Ambos pierden súbitamente su excitación sexual: el sistema
simpático se activa y el parasimpático se inhibe por la caída de la estantería.
En algunos animales, el estrés en lugar de inhibir la erección la estimula. Esto
ocurre, por ejemplo, en el caso de la hiena manchada (Crocuta crocuta). Las
hembras de esta especie presentan un clítoris muy desarrollado, de tal forma

Similer Documents