Download PicaTrix PDF

TitlePicaTrix
File Size907.6 KB
Total Pages165
Table of Contents
                            PICATRIX
INDICE
INTRODUCCIÓN
TRATADO PRIMERO
	Capítulo 1
	Capítulo 2
	Capítulo 3
	Capítulo 4
	Capítulo 5
	Capítulo 6
	Capítulo 7
TRATADO SEGUNDO
	Capítulo 1
	Capítulo 2
	Capítulo 3
	Capítulo 4
	Capítulo 5
	Capítulo 6
	Capítulo 7
	Capítulo 8
	Capítulo 9
	Capítulo 10
		EL SOL
		VENUS
		EL ESCRIBA
		LA LUNA
		SATURNO
		JÚPITER
		MARTE
		LAS FIGURAS EN LAS PIEDRAS
		MERCURIO
		LA LUNA
		SATURNO
		JÚPITER
		MARTE
	Capítulo 11
	Capítulo 12
TRATADO TERCERO
	Capítulo 1
	Capitulo 2
	Capítulo 3
	Capítulo 4
	Capítulo 5
	Capítulo 6
	Capítulo 7
	Capítulo 8
	Capitulo 9
	Capítulo 10
	Capítulo 11
	Capítulo 12
TRATADO CUARTO
	Capítulo 1
	Capítulo 2
	Capítulo 3
	Capítulo 4
	Capítulo 5
	Capítulo 6
	Capítulo 7
	Capítulo 8
	Final
                        
Document Text Contents
Page 1

PICATRIX



Seudo Maslama el madrileño
El hijo es la esencia de su progenitor.

Ben-Arabi.








Oran, Abril / Mayo 1978
MARCELINO VILLEGAS






El fin del sabio y el mejor de los dos medios para
avanzar

Page 164

164

serpientes en Egipto y si las ven las persiguen para matarlas hasta que por fin las pican y
mueren allí mismo las serpientes.
Talismán para echar a las chinches. Se cogen pelos de crin cenicienta de ternera joven por el
tiempo en que se le echa el semental. Luego se hacen chinches de cobre. Y se atan los pelos a
las chinches formando una especie de racimo. Se ponen en una alcuza de azófar a la que se
tapa la boca y que se entierra en medio de la casa o del pueblo y las chinches no se meten.
Talismán que es un ungüento que si se unta en una habitación maca a quien entra con el aura
y que al olerlo desvanece: se coge sangre de coro, sangre de sanguijuela y aceite de cascos de
caballo sublimado en redoma. Se juntan luego en un recipiente de vidrio y se bate hasta que se
mezclan. Después se coge en una olla un cuarto de la mezcla de guano de murciélago y la
mitad del guamo de suero de euforbio. Se machacan y se echan en el compuesto dicho a que
se mezclen. Entonces se untan las paredes y el techo de la habitación con ello. El que lo unta
tiene que tener tapadas las narices con algodón empapado en aceite de violeta y salir en
seguida que lo haya untado y sahumarse con acónito, cantárida y opopanax. Hay que dejar
cerrada la puerta tres días, la habitación bien cerrada para que no salga el aura y no [413] se
dañe el ambiente. Quien abra la puerca y huela el aire de la habitación se desvanecerá y quien
entre morirá.
Talismán en ungüento con el que se unta la madera y luce como la cera: se machaca sebo de
perros de agua, se mezcla con aceite de laurel, jabón y una pizca de fósforo, y se pone cómo
pomada. Si se unta un palo o madera o una vara se enciende como la cera y no se apaga hasta
que se acaba. Esto se hace en Antioquía.
Talismán que consiste en un tambor que cuando se toca hace huir las fieras: se coge un
puercoespín, o sea, un erizo de mar, se degüella, se le quitan las púas que son como flechas
que se pueden tirar contra quien se quiera para matarle. Luego se le despelleja y el pellejo se
curte y luego se hace un parche que si se coca de noche hace huir las fieras nada más oírlo y
cualquier bicho que lo oye muere.
Talismán en óleo para cazar cocodrilos: se coge grasa de topo, grasa de gerbo y grasa de
lagarto a partes iguales y se funde hasta que dé un óleo. Cuando se quiera cazar cocodrilos se
toma un perro, se le degüella, se le desuella y se le unta con el óleo. Luego se le cuelgan unas
tenazas de hierro que se sujetan con hilo de cáñamo y se va al Nilo de Egipto que los
cocodrilos acuden desde lejos y alguno se lo zampa y cuando se lo ha zampado se tira hacia
uno rápidamente. Así se les caza en el Nilo de Egipto.
Talismán lampadario que si se alumbra con él un cañaveral con agua o una maleza o un río
con muchas ranas se callan sin más: se amasa sebo de cocodrilo con cera y se forma un pabilo
[414] que se enciende en los sirios mentados y las ranas se callan y no cancán mientras el
candil esté encendido.
Talismán para los escorpiones: se machaca yerba de las pulgas y centaurea juntas y se les
añade piedra bezoar molida y gálbano rojo y todo ello se amasa con agua de cebada y se
forma una estatua de escorpión y con el resto del preparado una bola como un garbanzo que
se deja secar. Después se coloca la-estatua en algún sitio del cuarto con carbón en un
incensario delante y se sahuma con la bola y no hay escorpión en la casa que no salga a la
estatua, aunque —de por mí— el efecto se debe al sahumerio y no a la estatua.
Es tos son, fortalézcate Dios, talismanes prodigiosos registrados en aquel libro y ce los hemos
traído aquí con todo lo que encontramos. Sé —y que Dios te honre— reservado con ello y
conserva nuestro libro y cuídalo bien pues lo merece y no está de más; y disfruta sólo tú del
secreto.
En el momento de su muerte Sócrates dejó un encargo que yo te repito como broche del libro.
Así que, Sócrates dio nueve máximas a sus discípulos, o sea, que les dijo: «Aceptad
humildemente vuestra naturaleza en cuanto la conozcáis y estad agradecidos porque
incrementa y mejora vuestro vivir». También dijo: «Pide guardar tu secreto sólo a cu corazón,

Similer Documents