Download Maleval, J. El autista y su voz.pdf PDF

TitleMaleval, J. El autista y su voz.pdf
TagsAutism Psychoanalysis Depression (Mood) Jacques Lacan Asperger Syndrome
File Size16.1 MB
Total Pages153
Document Text Contents
Page 2

Jean-Claude Maleval es psicoanalista, miembro de
l' École de la Cause freudienne, miembro de la Aso-
ciación Mundial de Psicoanálisis y profesor de psi-
cología clínica en la Universidad Rennes-H. Autor
de La forc/usión del Nombre del Padre (Paidós, 2002),
La lógica del delirio (Ediciones del Serbal, 1998), Lo-
curas histéricas y psicosis disociativas (Paidós, 1987).

Diseño de la cubierta: Luz de la Mora
Imagen de la cubierta: © Getty Images

El autista y su voz

MENTE, SALUD, SOCIEDAD

Page 76

I
f'

EL AUTISTA Y SU VOZ

zación que no pasa por la castración. El doble escópico de Williams sigue

obstaculizándole cualguier acceso a la falta de! Otro. Ella misma advierte

con fineza que no da lugar a su ser, a falta de oder alo'arlo en e! cam. o

de! Otro. ampoco a re ni~nal hacia e! mundo, ~ues la encierra en

reflejos narcisistas, en una soledad poblada por ella mIsma. Pe~o pone ~
~ncia e! ogjeto mirado, lo capta y le da :.. Williams la sensaCIón de no
h;¡;;se sentido nunca «tan compl.etam~nte viva~>.'28 Entonces, aunque
con cierta dificultad, puede entablar, «un vínculo precioso~ con un compa-
fiero, . pero ¿;;~G"-~;;~dT~i6n~de' q~ él ';c~-J~:ido~so
dUfá:ñteíñuClío tiempolasunlcas relaciones que puede i~~s~a!_~~n c~-
tist~;d~ al;~i;;í~Ar;é~~i;~'d~';~'s'~g{;~d~"li~~¡;~r~~"el :?cuentro con

~-=~",,~.~~--~~ .".~ .. ' b fi
Iá;~quien comienza una relación de «pertenencia» que am os pre Ie-

, =,,-=-~"',"_. ~ _._"~"""~"--'-_-"'""--o...",.., ... ~",,, .. " ~

r~~pl~~nic:>::::9 "Luego ~_<:!~E~.~;?52ara sepª~e dos años
más tarde.

Ent;ces llega a conocer algo a lo que pocos autistas acceden: e! goce

sexual con un partenaire. Se constata que eso no le fue posible sino en sus

p-rimeros encuentros sentimentales con partenaires no autistas: primero
d 'd Ch' '3° con Mike, luego con una mujer, Shelly, y con su segun o man o, ns.

Sin duda, para que ella misma udiera ex erimentar or empatía e! gm;e

0,,:giásti¿o, tenía que encontrase con dobles capaces de aprehenderla a~a

como un auténtico ~eto de goce. Para~~~
un objeto capaz de colmar la falta de su deseo. .

El canal del dobk es una vía privilegiada para que se establezca una

tra:sferen~ia ~~~-~~~u' eto autIsEi:""como lo confirma la cura efectuada or
Williams con Mary. Es cierto que existe e! riesgo de que ello se decante

hacia una ambivalencia destructiva, J;ro la expenencia demuestra que ~
~e trata de algo ine!u~ndo e! analista sabe borrar su prese~cia y ~
~tiempo se presta a servir como objeto dinamizador. El estIlo rela-
~ional que se pone en acto en la cura se observa igualmente en e! vínculo
instaurado por e! autista con e! facilitador de la comunicación asistida.

Pero si este encarna demasiado la posición de! doble, alimenta fácilmente

128. Ibíd., pág. 31+

129. Ibíd., pág. 295. . .
130. D. Williams, Evelyday heaven. JOUl7leys beyond the stereotypes of autzsm,op. CIt.

EL RETORNO DEL GOCE AL BORDE AUTÍSTICO

ilusiones de fusión telepática que a veces suscitan una transferencia nega-

tiva generadora de ideas de intrusión, incluso de seducción abusiva.

La transferencia autística puede apoyarse en objetos de Ja.!!lisma natu-

raleza que los objetos autísticos cQ!llPlejos, ambos ocupan e! lugar del do-

ble, de modo que no son aquellos objetos nocivos y devastadores teoriza-

dos por Tustin. Esta ignoró e! rasgo dinámico de! que a menudo son

Portadores. El sujeto trata de asimilarse esa propiedad, pero ello solo e~
posible a través de un trabajo q?e, apoyándose en el objeto, pase por una

elaboración imaginaria de la pérdida simbólica. «El hombre piensa con su
ob'J"eto'>~"sUEray-a~~ntando el Fort-Da freudiano. Esto es alg-;; , .- '---
~ue e! autista tiene una intuición confusa: i~yi!l~tg~~ sería
preciso ~e de dicho objeto para animar su ser y ~gular su .goce:.i\

veces alcanza a lllim~ .. zJ2~~!22 a real~zarlo.
- La toma en consideración de la función de! objeto autístico complejo

Ron~~elieYe_silig.ªr pr~~o~ con los sujetos autistas,
para quien tiene en cuenta las enseñanzas del psicoanálisis. Así, nuestro

planteamiento converge con los d~osine Lefony=cti'ÉrícIaurent, cuan-
do este último destaca que se trata, para aplicar e! psi~análisis al autismo,

«de permitir al sujeto que se desprenda de su estado de repliegue homeos-

t~E;encapsul~:..LE.~~~ modo ¿;"subj~tividad" d~l
orden de! autismo a dos. Se trata de hacerse e! nuevo partenazre de ese su-

leto, fuera de toda reciprocidad i~ag~~ria y sin la func~u­
ción simbólica. ¿Cómo conseguirlo sin que el sujeto atraviese una crisis

~posi6le de soportar? El soporte de un objeto fuera de una dimensión ~e
juego es necesario para ~cerlo partenaire de! autista». '3' Laurent recuerda

~to la afirmación de los Lefort según la cual «sin objeto no hay
Otro»; es cierto que se referían al niño de! lobo, per;-precisaban: ~
.,,- h b' ., 1 ~nente autístico surge en cuanto no ay o Jeto en cuestlOn ehtre .e
Otro y e! sujeto: lo que caracteriza al autismo es, en efecto, un Otro SIn
~'¡ objeto».'32

131. É. Laurent, «Autisme et psychose. Poursuite d'un dialogue avec Rosine et Robert

Lefort», La Cause fi'eudienne. Nouvelle revue de psyehanalyse, 2007, n.o 66, pág. II6.

132. R. Y R. Lefort, Les struetures de la psyehose. L' enfal1t au loup et le Président, Seuil,

París, 1988, pág. 6+

'-

Page 77

EL AUTISTA Y SU VOZ

Privar al sujeto autista de su objeto lo conduce, en efecto, a un repl~­

gue sobre sí mismo y no le deja otra salida que buscar un soporte para su

goce en partes de su cuergo.

C. ISLOTES D~ COMPETENCIA Y OTRO DE SíNTESIS

Debido al rechazo a usar el goce vocal en la palabra, el autista se ve enfren-

tado a una serie de dificultades cuando tra~ entender los ~s
J;J otro. Para empezar, las palabras que e1fPresan sentimientos no desig-
~an para él una experienaa interna, de modo que le r;;ulta difícil captar ,§l
~ se refier:.en. «No pueden mostrarte un "saber" ni se puede ver un "sen-
tir". Aprendí a usar estas palabras -escribe Williams- tal como un ciego

emplea la palabra "ver" o un sordo "oír"».'33 Por otra parte, 5llEo saber

«leer» la enunciación, el autista a enas logra interpretar la entonación y

las mímicas: de ello resultan errores de comprensión. Estos se hacen mani-

fiestos cuando se percibe su sordera ante el humor y la ironía, pero están

constantemente presentes de un modo más sutil, ya que la significación de

un mismo enunciado tiene variaciones importantes en función de la enun-

ciación. Además, s:l predominio de los puntos de referencia imag!nari~

su modo de gensamiento obstaculiza la posibilidad de captar el valor dife-

;ncial del si;ifi~s~asu-aífi~a
~p;;=¡o; cod~~ativQs. Palabras tales como «grande», «pequeño»,
«ancho»:;<-;;strecho», «sobre», «al otro lado de», «después», «tomar», «dar»,

solo adquieren una significación en función del contexto y respecto a la

relación que tienen con las otras palabras de la frase. «Para hacer entender

a un niño autista los conceptos "grande" y "pequeño" -advierte Peeters

en relación con este punto-- debería ser posible comunicarle su significa-

ción partiendo de una percepción "literal": esto es "pequeño", tomado en

sentido absoluto, y lo que ves aquí es el sentido invariable de "grande". Por
desgracia esto es imposible».'34

Por tales motivos y algunos otros, resulta, incluso con autistas de alto

133· D. Williams, Quelqu'un, quelque part, op. cit. pág. 95

134· T. Peeters, L'Autisme. De la compréhension a l'intervention, op. cit., pág. 68.

EL RETORNO DEL GOCE AL BORDE AUTÍSTICO I53

nivel, que la conversación es difícil porque, como resume uno de ellos, «la

gente dice las cosas de diversas maneras».'35 Así, dice K. Nazeer, <<no es la

complejidad de una lengua lo que plantea un problema a los autistas. De r ,
hecho, probablemente más bien los ayude, en la medida en que, a más

palabras, menos riesgo hay de que sean polisémicas. Entonces hay más re-

glas y estructuras, y un autista tiene que basarse menos en su intuición y el

contexto. Un sentido / una palabra sería para ellos lo idea!». No se puede

expresar más nítidamente que ~l ideal del autista reside en una codifica-

ción del mundo mediante el signo, mientras que su regresentación sigillfi-

~parece demasiado incierta. Williams confirma que para ella sería
posible crear un «mundo seguro y sin peligro» en un «microcosmos de

nombres vinculados cada uno a una cosa».'36 Le gustaría vivir en un mun-

do coherente, «bien provisto de referencias fijas»,'3? que funcionara de

acuerdo con «reglas absolutas». Como lo simbólico no consigue atemperar

el caos de su mundo y de sus emociones, algunos autistas desarrollan nota-

bles estrategias para suplir su falencia. Estas tienen en común una búsque-

da de control y de lo absoluto, pero presentan una variedad bastante gran-

de: pueden pasar por la invención de un mundo, por la búsqueda de reglas

inmutables, por la apropiación de un saber totalizador en un dominio res-

tringido, etc. Gran número de niño~utistas están absortos en una preocu-

pación exclusiva ejnhahlfual,-p07 eje~plo, relacionactacon loS planos "de
autobuses, números, calendarios, la astronomía, las plantas carnívoras, los

peces, árboles genealógicos de familias reales, horarios de trenes, aislantes

eléctricos, de tal manera que las descripciones psiquiátricas del autismo

incluyen con razón entre sus características una «preocupación circun~-

ta a uno o varios centros de interés estereotiQ.ados y restringidos, ~orm31

ya sea por su intensidad o pocsu orientación».'38 Respecto a estos i~~es d5
'c~91llP..sJ~Jl&jJ!, tele~ muestran lo más a ~enudo un apego y ~::.
rés excepcionales, que ponen de manifiesto su aptitud par~~~r el g2.S~

135. K. Nazeer, Laissez entrerles idiots, op. cit., pág. I7.

136. D. Williams, Si on me touche,je n 'existe plus, op. cit., pág 23.

I37· Ibíd., pág. 77.

138. American Psychiatric Association, DSM-IV, Manl!el diagnostique et statistique

des troubles mentaux, Masson, París, 1996, pág. 8+

Page 152

300 BIBLIOGRAFÍA

L. WING, «Asperger' s syndrome: a clinical account», Psychological Medecine, 1981,
1I, págs. 1I5-129.

-, Early childhood autism: clinical, educational and social aspects, Pergamon Press,

Oxford,1976.
-, «Approche épidémiologigue des caractéristigues sociales comportamentales

et cognitives», en M. Rutter y E. Schopler, L'autisme. Une réévalutation du
concept et du traitement [1978], PUF, París, 1991. [Hay trad. cast.: Autismo.

Reevaluación de los conceptos y el tratamiento, Pearson Alhambra, Madrid,

1984']
-, «The relationship between Asperger's Syndrome and Kanner's autism», en

U. Frith, Autism and Asperger Syndrome, Cambridge University Press, 1991,

págs. 102-103.

n. w. WINNICOTT, «Objets transitionnels et phénomenes transitionnels» [1951], en
De la pédiatrie el la psychanalyse, Payot, París, 1969. [Hay trad. cast.: Escritos de

pediatría y psicoanálisis, Paidós, Barcelona, 2009']

s. WOLFF y J. CHICK, «Schizoid personality in childhood: a controlled follow-up
study» , Psychological Medecine, 1980, 10, págs. 85-100.

A. ZANSOTTO, «Élégie du péteb,Arcanes, 17, citado por B. Boysson-Bardies, Com-

ment la parole vient aux enfants, Odile Jacob, París, 1996.

ÍNDICE DE NOMBRES

Ain, J., 71

Ameisen, J.-e., 17
Ansermet, F., 60, 204, 234
Ashenden, 8., 264
Asperger, H., 19- 22, 25, 27, 29, 33-37, 39,

41, 47-50, 53-54, 58-60, 63-65, 69-7°,
77,79, 84, 86-87, 113, 131, 154, 168,
170, 181, 183, 191, 195, 197, 198,216-
217,223,24°,242,243,267-269

Attwood, T., 20, 70, 267
Aussiloux, C., 285, 286
Axline,V., 22, 46, 82, 142, 171, 172,235,

275-276

Baghdadli, A., 271-272, 285-286
Baio, B., 31-32
Baron-Cohen, S., 50
Barron, J. y S., 54, 58, 182-183, 194, 2°5,

226-228,268
Bartok, 8., 63
Bender, L., 33
Bercherie, P., 30, 31, 33
Berger, J., 23-26, 287
Berquez, G., 72, 160, 169
Betancur, C., 16
Bettelheim, B., 22,39, 40-41, 45-46, 48-

49,74,77,97, 130-133, 135, 136, 137-
141,199-200,268,276

Bick, E., 121
Bicklen, D., 56

Bion, W. R., 43
Bleuler, E., 12,32,34,65
Bonnat, J. -L., 281
Bouissac, J., 70, 179, 180
Bourgeron, T., 16
Boysson-Bardies, B., 220
Bradley, C., 33
Brauner, A. y F., 215-216
Brierre de Boismont, A. J. F., 30
Brill, A. A., 33
Bruch, H., 33

Chick, J.d7
Copeland, J., 53
Cottington, F., 33
Crossley, R., 54
Curie, M., 63

Damasio, A. R., 167
Danon-Boileau, L., 59
Deleau, M., 52
Delion, P., 18
De Sanctis, S., 31
Despert, J. -L., 33
Di Ciaccia, A., 13, 228, 286-287

Ehlers, S., 267
Einstein, A., 62-63
Eliot, S., 276-277
Ey, H., 2°5-206

301

Page 153

302 ÍNDICE DE NOMBRES

Fauvel, 1., 9, 278
Fein, D., 51-52
Ferrari, P., 18

Folstein, S., 49
Fombonne, E.

Freud, S., Il, 13, 32, 34, 66, 84-85, 96,

110,126-127,2°3-2°4,2°7,281
Frith, U., 50-51, 78, 157, 168, 174

Gates, B., 62

Gelb, 1. J., 256
Gervais, H., 71
Gillberg, C., 20, 267
Giros, B., 16

Golse, B., 18,58
Gould, G., 63

Grandin, T., 7, 20, 22, 26, 53-55, 57-58,

62-64, 70, 84-85, 87-88, 95, 104, Il5-
II7, 124-125, 138, 141-149, 159, 161-
165, 167, 170, 174, 183-194, 227, 259,
260-267,273, 283

Griesinger, W., 30

Guillas, G., r:J.7, 128

Haag, G., 58, 204
Hacking, 1., 19
Hébert, F., 216

Hemsley, R, II6, 227
Hochmann, J., 21

Howe, M. J. A., 176
Howlin, P., 47
Hulak, F., 86

Jamain, S., 16

Jefferson, T., 63

Joliffe, T., 79
Joly, F., 215, 218, 219

Jung, c. G., 34

Kanner, L., II, 13,25,27,29,33-39,43,

45-47,49-5°,53-55,59,63-64,69,78-

79,86-88,92-93,98,117,121,160, 165,
169, 191, 197,214, 216, 243, 264, 268,

273-274
Klein, M., 11,22,42,43, 84, 206
Kordon, C., 17 .

Lacadée, P., 277

Lacan, J., 11, 13,66,67,69,71,74,-77,81,

82, 84, 85, 91, 93, 96, 107, II9, 126,

127, 134, 147, 151, 163, 167, 185, 189,
197, ~06-207, 211, 213, 218-219, 223,
258,263,267,269,281,287

Landsdown, R, 79
Lansing, M., 48, 226

Laurent, E., 96, 127, 151,246
L~utréamont, 62

Laznik, M. -c., 215, 218-219
Leboyer, M., 16

Ledgin, N., 63
Lefort, R. y R., 22, 60-65, 96, 1.00, 127,

148, 149, 151, 167,2°4,2°7,219,231,
234,260

Lemay, M., 124, 134,2°9,210,25°
Le Paulmier, C. S., 30
Leslie, A. M., 50

Mahler, M., 37-39, 4°-41, 45, 49, 187, 198

Maiello, S., 71

Maleval, J. -C., 20, 45, 64, 83, 208, 278, 281
Manheimer, M., 30
Medzianik, D. C., 58

Meltzer, D., 41-45, 49, 59
Mendel, G., 63

Mesibov, G., 79, 86

Miller, G. y D., 14°,239-24°
Miller, J. -A., 9, 12,74-75, 192,218,228,

281

Morar, T., 73-74, 193-194,228,242
Moreau de Tours, 30
Mottron, L., 66

ÍNDICE DE NOMBRES

Mozart, W. A., 63

Nazeer, K., 103, 153,242-243,266-267
Newport, J., 66, 283
Noble, D., 18

Noyer, M., 271, 272, 285-286

Ockelford, A., 272
O'Connor, N., 90

Paravicini, D., 272

Park, C. C., 53, 73,156-157,161,217,228
Pascal, B., 62

Peeters, T., 79, II7, 152, 287
Perrin, 9, 277-278, 281
Pierce, C. S., 91, 163, 184, 193
Poe, E. A., 62

Potter, H. W., 33
Proust, M., 62

Rapoport, J., 33
Reichler, R -J., 226
Rey-Flaud, H., 58-59, 72
Ricks, 81, 89, 90

Rimland, D. M., 19,46-47,53, 198
Robinson, C., 22, 79
Rodríguez, A., 264

Rothenberg, M., 72-73, 99,168,215,223-

225,235,247, 285
Rouillon, J. -P., 288

Rutter, M., 47-49, 52, rr6, 227

Sacks, O., II-12, 154, 156, 170, 177-178,
180-181,183-185,262,280,283

Sagan, C.,. 63
Sauvagnat, F., 74, 214, 280,281

Schopler, E., 47-49, 52, 79, 86, rr6, rr7,
226-227

Schreber, D. P., 13, 134,210,211,212
Séglas, J., 205, 206

Seguin, E., 30

Sellin, B., 12-16,22,52, 54-58, 6~, 72, 80,
83-84,88-89,95,98,116,141,159,167,

173, 194, 198-199, 208-2°9, 210-213,
21 5,227,234,248,268,275

Sinclair, J., 21, 58, 79, 86, 269, 289
Skinner, B. F., 226, 279

Stanford, B., 43
Stork, J., 57, 58

Tammet, D., 22, 26, 9°-91, 138, 157-158;
162-163,166,194,202-2°3,273,284-285

Tort, M., 283
Touati, B., 215, 218-219

Treffert, D. A., 47, 176, 187,214
Tréhin, G., 157, 179, 181-182

Tustin, F., 25, 42-45, 47, 49, 59, 62, 64,
II5, Il8-125, 129, 131, 136, 138, 144,
149,151,201,233,246

Van der Straten, A., 100, 161

Van Krevelen, D. A., 37

Vexiau, A. M., 80,174
Vidal, J. -M., 51

Waterhouse, L., 51, 52
Welles, O., 63

Willey, L. H., 58
Williams, D., 7,13, 15,20,22,26,54,58,62,

64, 69-70, 74-78, 80, 81, 83, 84, 86-87,
89,91-92,95-96, 101-102, I04-II4, II6,

138, 141-142, 144, 148-153, 157, 167-
168, 17°-171, 174-177, 189-194, 200-
202, 205, 209, 2II, 214, 216-217, 221,

226,229-267,273,278-279,283,289
Wing, L., 2~, 47, 49, 50, 53, 58, 81
Winnicott, D. W., Il9
Wittgenstein, L., 62

W olff, S., 37

Zanzotto, !,>., 220
Zsatmari, P., 20

Similer Documents