Download Levi Eliphas - Fabulas y Simbolos PDF

TitleLevi Eliphas - Fabulas y Simbolos
TagsPrometheus Plough Truth Justice
File Size260.6 KB
Total Pages47
Table of Contents
                            FABULA XIII
                        
Document Text Contents
Page 1

FABULAS Y SIMBOLOS ELIPHAS LEVI

FÁBULAS Y SÍMBOLOS

Eliphas Lévi

Trascripción Arsène Saint-Agnile.

1

Page 2

FABULAS Y SIMBOLOS ELIPHAS LEVI

LIBRO PRIMERO

PRIMERA FÁBULA

EL POETA Y LA CIGARRA.

Sobre el verdor puesto,
Y embriagándose al sol
De una gota de rocío,

La cigarra, a su despertar,
Bendice la naturaleza y canta:

A lo lejos, su voz inocente
Anuncia el bello verano.

Bajo un gran roble protegido
Anacréon la escucha, concede su lira,

Es la cigarra que lo inspira;
Canta la cigarra, canta los bellos días,

Y la inocencia y los amores;
Canta los corazones puros que, como la cigarra,
Llevan delante de los dioses una existencia igual,

Y confiando su vida a los favores del sol,
¡ Se duermen sobre, la fe del horizonte bermejo!

Una picadura importuna
Viene interrumpirlo; cree que él ve

Agitarse como una espinilla:
La hormiga deforme y morena,

El avaro y la hormiga tonta
Que no canta para nadie,

Presta poco, jamás da,
Y no conoce a amigo.

Quiere aplastar la bestia;
Pero la cigarra, cantando,

Conmueve su corazón contento:
Como podemos, cuando somos poetas

Tener un corazón sin bondad
¿ Y sin generosidad?

La cigarra, que adivina,
Dicho al viejo Anacréon:
- En ahorrador mi vecina,

Me pagaste mi canción
La hormiga negra y apenada

Grande tuvo la culpa de herirlo;
Pero para salvar al mal,

Canté, soy muy contento de allí,
Ahora voy a bailar.

2

Page 23

FABULAS Y SIMBOLOS ELIPHAS LEVI

FABULA XIII

EL SOL Y LA ESTRELLA

(A señora condesa de Mniszeck)

La noche bajaba su gran velo
Delante de Phébus con los cabellos de oro,

Y única, una pequeña estrella
En el cielo que encanecía resplandecía encor.
- Escóndete le decían sus celosas compañeras,

No ves que el sol,
Pronto triunfante y bermejo,

¿ Vaya del espacio inmenso invadir las campiñas?
Te sepultará en flujos de claridad.

¿ Delante de él tú no es vergonzoso?
- No, responde la estrella amorosa,

- Adoro su luz y me gusta su belleza.
Quiero apagarme la última,

Y cuando volverá la hora cuando mi amante me evita,
Guapa de memoria, irradiar la primera

Entre las chicas de noche.
Pequeña estrella, así cerca de su alma bella noble

Me enriquezco olvidándome, señora,
Luego, lejos de usted me encuentran mejor;

Porque debo un reflejo de gracia
A su espíritu, a su corazón.

Así puedo sin demasiada audacia,
Pobre filón perdido de los bellos aspectos del oro

Y me gusta reflejar su riqueza lejana,
Dar algún adorno a fábulas a encor,

Después de las de Fontaine.

SIMBOLO XIII

EL SOL Y LA ESTRELLA

Las almas humanas tienen por su luz especial los cuerpos. Existe un magnetismo
radiante que devuelve la aproximación de ciertos seres que consuela como la gracia
celeste, o desesperando como el infierno. La atmósfera de las mujeres enturbia
ordinariamente el corazón de los Hombres, pero hay unas naturalezas excepcionales
que valoran del ángel más que de la mujer y que le purifican acercándole; naturalezas
tanto superiores y armoniosas que ellas hacen digno de ellas el entusiasmo respetuoso
que inspiran. Estas mujeres son pruebas vivas de las verdades de la fe, porque se

23

Page 24

FABULAS Y SIMBOLOS ELIPHAS LEVI

respira en el perfume de su gracia, su mirada es dulce y profunda como el cielo puro;
su voz es ciertamente un eco de un mundo mejor, y su sonrisa es un perfume que viene
de Dios.

24

Page 46

FABULAS Y SIMBOLOS ELIPHAS LEVI

FABULA XXV

ESOPO, JÚPITER Y LAS AVES

Un día, los habitantes del aire
Sobre un gran cedro se reunieron
Para rendir homenaje a Júpiter.

Todos juntos se consultaron.
Ninguno de ellos había visto a este monarca de los dioses.

¿ El medio de reconocerlo?
Un búho les dice: - es posiblemente

Una ave que la perjudica hace irradiar sus ojos.
- No, es una águila inmensa rodeada de truenos,

Que tiene la tormenta en sus verandas,
Les dice el águila con un gran grito.

- Yo, repitió un bello colibrí,
Él sueño adornado de colores brillantes,

Con aigrettes flottante,
Pero dulce, ágil y muy amable.

La tórtola tierna y pálida,
Y la paloma torcaz su compañero,

Lo quieren bello, tierno y fiel.
- Está seguro el que sea una ave,
¿ Dice el murciélago escéptico?

El buey cree que es un toro,
Y la ballena en hecho un prodigio acuático.

El elefante indio dice: - es un elefante
Que se refiere y hace girar el mundo.

El hombre ve en él a un rey que amenaza y que riñe,
Y la mujer divino niño.

- ¿ Que hacer en esto duda invencible?
- Para que reciba nuestros atributos,

Prestemosle todos los atributos
Y sepamos que es invisible …

Un pavo grita entonces a la estupidez.
Esope fue consultado por fin.

- No procure conocerlo,
Les dice esto docto esclavo inspirado de Apollon;

Pero crea que es justo y bueno,
Y así como le tratas del ser.

46

Page 47

FABULAS Y SIMBOLOS ELIPHAS LEVI

SIMBOLO XXV

ESOPO, JÚPITER Y LAS AVES

El ser, el movimiento perpetuo que resulta de fuerzas equilibradas, la vida y sus leyes,
la naturaleza por fin, tal es el resumen de los símbolos de nuestro primer libro.
Pero la vida es inteligente, naturaleza obedece a una dirección suprema, lo sentimos,
somos forzados por creerlo.
Esta dirección emana de una causa suprema, de una causa desconocida, nos
inclinamos y nosotros nombremos a Dios.
Todo era sólo caos y confusión en nuestros pensamientos, la afirmación y la negación
Chocaban, duda mortal sucedía a las luchas insensatas de las fuerzas sin dirección;
tenemos Nombrado a Dios, y la ciencia toma un cuerpo, el pensamiento humano se
organiza, el genio humano es dado una cabeza: ¡ nombró a Dios!
Los hombres no son enemigos más, no son rivales más, son los niños del mismo Padre.
La libertad por la ley, la igualdad por el cumplimiento del deber constituyen la
fraternidad.
Sociedad se hace un cuerpo vivo e inmortal porque se dio una cabeza viva e inmortal:
¡ Nombró a Dios! este Dios lo soñamos con nuestra imagen y la idea que nos formamos
de él que es el ideal y exaltado humano, la necesidad de conocerlo mejor y de gustarlo
nosotros hecho aumentar nuestro ideal, el progreso comienza con la búsqueda de
Dios, y cuanto más el hombre crece, más Dios se eleva.
Los pueblos se hacen a ídolos y les quebrantan, el infierno se puebla de dioses caídos
hasta esto qué la palabra del gran iniciador se haga oír: Dios es espíritu y hay que
adorarle en ¡ El espíritu de la verdad! el más grande entre los discípulos del Maestro
viene para decir a su vuelta: « En la eternidad viva existe la palabra y la palabra está
en Dios y la palabra es Dios. Es la verdadera luz que ilumina a todo hombre que viene
a la gente. »
Creamos en él, pero no le definamos. Un Dios definido es un Dios terminado.
Está por encima de todas las ideas, por encima de todas formas, por encima de todas
abstracciones, por encima de ellos todos los números.
No es el primero ni el último de los seres, porque hay más que todos seres.
No es el ser, porque el ser viene de él.
No es pues el ser ni el ser, es el autor del ser y de los seres.
Es todo, pero todo no le es.
Para irle, dice san Pablo, basta con creer que es y que recompensa los que buscan. ¿ Y
dónde hay que buscarlo?- En la verdad y la justicia, luego en el amor de la
humanidad, dice a san Juan.
Nadie, añade, jamás vió a Dios, sino el que no quiere a su hermano al que ve, ¿ Cómo
jamás querrá a un Dios a quién no ve? Hay que gustar para creer, la fe tiene
confianza del amor.

Traducción y digitalización para UPASIKA

Adonay I. Hernández Rico.

47

Similer Documents