Download Keynes, Poskeynesianos y Keynesianos Neoclasicos Apuntes de Economiapolitica PDF

TitleKeynes, Poskeynesianos y Keynesianos Neoclasicos Apuntes de Economiapolitica
TagsPrices Salary John Maynard Keynes Keynesian Economics Neoclassical Economics
File Size746.1 KB
Total Pages271
Table of Contents
                            KEYNES, POSKEYNESIANOS Y KEYNESIANOS NEOCLÁSICOS: APUNTES DE ECONOMÍA POLÍTICA
	PÁGINA LEGAL
	ÍNDICE
	PRÓLOGO
	PRIMERA PARTE KEYNES, POSKEYNESIANOS Y KEYNESIANOS NEOCLÁSICOS
		INTRODUCCIÓN
		1. CONTEXTO Y CRÍTICA DE LA TEORÍA TRADICIONAL DEL EMPLEO
			MÉTODO Y ENFOQUE GENERAL
			EL RECHAZO DE LA TEORÍA CLÁSICA DEL EMPLEO
			EL CARÁCTER MONETARIO DE LA ECONOMÍA
			CLÁSICOS Y NEOCLÁSICOS
			LA CURVA Ld Y LOS SALARIOS
		2. TEORÍA DEL VALOR Y PRINCIPIO DE LA DEMANDA EFECTIVA
			LA TRADICIÓN DE MALTHUS, MILL Y MARSHALL
			PRECIO, BENEFICIO Y DEMANDA EN KEYNES
			EL PRINCIPIO DE LA DEMANDA EFECTIVA
		3. CONSUMO E INVERSIÓN
			PROPENSIÓN AL CONSUMO
			EL PRINCIPIO DEL MULTIPLICADOR
			LA INVERSIÓN, LA EFICIENCIA MARGINAL DEL CAPITAL Y LA TASA DE INTERÉS
			BENEFICIOS E INVERSIÓN
			KEYNES Y EL SUBCONSUMO
			REIVINDICACIÓN DE MALTHUS Y HOBSON
		4. AHORRO E INVERSIÓN, PRIMACÍA Y “RESIDUO”
			IGUALDAD DEL AHORRO Y LA INVERSIÓN
			AHORRO E INVERSIÓN EN EL TRATADO SOBRE EL DINERO
			FLUCTUACIONES DEL AHORRO Y LA INVERSIÓN
			CUESTIONES SOBRE EL AHORRO
			VOLATILIDAD DE LA INVERSIÓN
			EL CICLO DE NEGOCIOS
			INVERSIÓN EN KEYNES Y EL ENFOQUE MARXISTA
		5. DINERO Y TASA DE INTERÉS
			SOBRE LA INCERTIDUMBRE
			UNA CONCEPCIÓN DE LA EVOLUCIÓN HISTÓRICA
			DINERO Y TASA DE INTERÉS
			TASA DE INTERÉS Y RENDIMIENTOS DECRECIENTES
			LA TEORÍA NEOCLÁSICA DEL INTERÉS
			CRÍTICA DE KEYNES
			TASA DE INTERÉS Y SU RELACIÓN CON EL AHORRO
			BENEFICIO Y TASA DE INTERÉS EN KEYNES Y MARX
		6. OFERTA Y DEMANDA DE DINERO
			LA OFERTA DE DINERO ES EXÓGENA
			LA DEMANDA ESPECULATIVA
			ACTUALIDAD DE LA DEMANDA ESPECULATIVA
			LA DEMANDA POR FINANCIAMIENTO
		7. DEFLACIÓN E INFLACIÓN
			LA CRÍTICA A LAS POLÍTICAS DEFLACIONARIAS
			TEORÍA CUANTITATIVA Y KEYNES
			LA ALTERNATIVA FRENTE A LA TEORÍA CUANTITATIVA
			TEORÍAS SOBRE LA INFLACIÓN
			LA CRÍTICA KEYNESIANA AL “EFECTO FISHER”
		8. DINERO ENDÓGENO/EXÓGENO Y LA TASA DE INTERÉS
			ACOMODACIONISTAS Y ESTRUCTURALISTAS
			UNA CRÍTICA A LA TEORÍA CUANTITATIVA
			IMPORTANCIA Y DIFICULTADES DEL ENFOQUE ENDÓGENO
		9. LAS PERSPECTIVAS DEL CAPITALISMO
		10. LA CRÍTICA NEORRICARDIANA
			LA CRÍTICA A LA TEORÍA NEOCLÁSICA DEL CAPITAL
			LA FUNCIÓN DE INVERSIÓN NO SE SOSTIENE
			LA TEORÍA DE KEYNES Y LA TASA DE INTERÉS
			CONCLUSIÓN DE LA CRÍTICA DE GAREGNANI
		11. LA CRÍTICA MARXISTA
			LA TRADICIÓN MARXISTA
			MARX Y KEYNES, DIFERENCIAS GENERALES
			DIFERENTES CONCEPCIONES SOBRE EL DINERO
			DIFERENTES CONCEPCIONES SOBRE LA TASA DE INTERÉS
			LA ACUMULACIÓN Y EL SUBCONSUMO
			SOBRE LAS CRISIS
			LAS TENDENCIAS DE LARGO PLAZO
			SUBCONSUMISMO MARXISTA-KEYNESIANO
			EQUILIBRIO, DESEQUILIBRIO Y CONTRADICCIÓN
			UNA DISTINTA CONCEPCIÓN HISTÓRICA Y SOCIAL
		12. EL IS-LM Y LA REACCIÓN ANTIKEYNESIANA
			LA INTERPRETACIÓN DE LA TEORÍA GENERAL SEGÚN EL IS-LM
			EL IS-LM EN UN MARCO DE EQUILIBRO GENERAL
				La curva Phillips, salarios y precios
				El consumo
				La demanda de dinero
				La inversión vuelve a ser “residuo”
				La inversión y los “mercados eficientes”
			LA REACCIÓN MONETARISTA
			LA REVISIÓN DE LA CURVA PHILLIPS
			LA POLÍTICA MONETARIA “LO ES TODO”
			MODIFICACIONES EN LA FUNCIÓN CONSUMO
			EXPECTATIVAS RACIONALES Y CICLO REAL DE NEGOCIOS
			MÁS SOBRE EXPECTATIVAS RACIONALES Y LA RUPTURA CON KEYNES
		13. LOS NUEVOS KEYNESIANOS
			LAS ECUACIONES MACROECONÓMICAS
			BREVES CONSIDERACIONES CRÍTICAS
			A MODO DE CONCLUSIÓN
		APÉNDICES
			1. LOS TÉRMINOS “CLÁSICO” Y “NEOCLÁSICO” EN LA TEORÍA GENERAL
			2. WICKSELL Y LOS NUEVOS KEYNESIANOS
	SEGUNDA PARTE OTRAS NOTAS DE CLASE
		INTRODUCCIÓN
		SALARIOS, BENEFICIOS Y DESEMPLEO SEGÚN UN ENFOQUE KEYNESIANO ORTODOXO
			EXPLOTACIÓN SIN COERCIÓN
			¿EL AUMENTO DE SALARIOS IMPLICA AUMENTO DE PRECIOS?
			SALARIOS E INFLACIÓN ESPERADA
			INFLACIÓN Y EXPLOTACIÓN DEL TRABAJO
			CAMBIO “ESTRUCTURAL”
		TASA NATURAL DE DESEMPLEO: DEFENSAS ORTODOXAS Y CRÍTICAS HETERODOXAS
			LA CURVA PHILLIPS
			FRIEDMAN Y LA TASA NATURAL DE DESEMPLEO
			ESPECIFICACIÓN SOBRE EL DESEMPLEO NATURAL O FRICCIONAL
			INFLACIÓN ESPERADA Y SALARIOS
			LA TASA NATURAL SE INCORPORA A LA ORTODOXIA
			MATICES Y COINCIDENCIAS
			UNA CRÍTICA POSKEYNESIANA
			TEORÍA MARXISTA DE LA DESOCUPACIÓN
			EL EJÉRCITO DE RESERVA
			EL NIVEL DE EMPLEO DEPENDE DE LA ACUMULACIÓN Y EL CAMBIO TECNOLÓGICO
			LA PRODUCTIVIDAD MARGINAL NO EXPLICA EL SALARIO
			UNA CRÍTICA DESDE EL ENFOQUE MARXISTA A LA TASA NATURAL
				La mistificación del “equilibrio”
				La naturaleza del margen sobre costos
				Salarios, desocupación e inflación
				El “techo” al aumento salarial
			LA REALIDAD DE LA TEORÍA
			CONCLUSIÓN: ARGUMENTO CONTRA LOS TRABAJADORES
		AHORRO, INVERSIÓN Y LA TEMPORALIDAD DEL IS-LM
			EL PLANTEO HABITUAL SOBRE AHORRO E INVERSIÓN
	BIBLIOGRAFÍA
                        
Document Text Contents
Page 135

tica más amplia a la teoría cuantitativa del dinero que la contenida en la
Teoría general.

Todos estos elementos invitan a la incorporación de la teoría endóge-
na del dinero en el sistema keynesiano. Sin embargo, en un sentido pro-
fundo, este enfoque introduce importantes problemas en la concepción
keynesiana de la tasa de interés. Es que, según Keynes, la tasa de interés
está determinada por la preferencia por la liquidez y la oferta monetaria,
que es exógena y está fijada por el Banco Central. De manera que la tasa
de interés sería un fenómeno de equilibrios de stocks, no de equilibrios de
flujos. En su polémica de 1937 Keynes subrayó que sostener que la tasa
de interés está determinada por la oferta y demanda de crédito significa
volver a la vieja teoría que considera al interés un factor “real”. Por eso
insistió en que la tasa de interés es un fenómeno monetario.

Sin embargo, al admitir la demanda por financiamiento, Keynes tendía
un puente para considerar el interés también como un fenómeno de flujo.

Efectivamente, como lo ha destacado Tsiang (1991), la demanda por
financiamiento tiene naturaleza de flujo y está generada por una decisión
de flujo, la inversión. El propio Keynes –como también observa Tsiang–
planteó que el financiamiento es “un fondo que da vueltas” (revolving
fund), y admitió que el aumento de la demanda de dinero por financia-
miento provoca un aumento de la tasa de interés. Con lo cual reconocía,
tácitamente, que la tasa de interés está influenciada por los flujos de ofer-
ta de ahorros, corrientes o atesorados, y por la demanda de dinero para
inversiones.3

Esta ambigüedad se ha mantenido en los poskeynesianos. Quienes
consideran que el dinero es flujo –creación de los bancos para abastecer
las necesidades del capital– cuestionan, implícita o explícitamente, la teo-
ría de Keynes del interés. Incluso, en la postura extrema de los horizonta-
listas, la preferencia por la liquidez no juega ningún rol. Según este
enfoque, si aumenta la demanda de dinero aumenta también su oferta, de
manera que el nivel de la tasa de interés no se altera. En la teoría de Key-
nes, en cambio, un aumento de la demanda de dinero implica un aumen-
to de la tasa de interés, a menos que el Banco Central ejerza una acción
compensadora con un aumento de la masa de dinero exógeno.

Otros poskeynesianos, siguiendo más estrechamente a Keynes, afir-
man que la tasa de interés está determinada por un fenómeno de stock y
ponen el énfasis en las elasticidades de producción y sustitución cero del

134

3 Esta diferencia dio lugar a un debate acerca de si la teoría de los fondos prestables es
equivalente a la teoría de la preferencia por la liquidez. No vamos a tratarla en este trabajo.

Page 136

dinero, pero tienen dificultades para incorporar el hecho de que los ban-
cos generan dinero de manera endógena a partir del otorgamiento de cré-
dito. Por último, algunos poskeynesianos, partidarios del enfoque
estructuralista, intentan arribar a una síntesis entre ambas posturas, postu-
lando que por un lado existe un mercado monetario y por otra parte un
mercado de capitales. Bertocco (2006) presenta una de las formulaciones
más acabadas de este planteo. Sostiene que el mercado de crédito atañe a
la relación entre los bancos y las empresas, donde existe una tasa para el
crédito determinada por la tasa de referencia –del Banco Central– más un
margen. Por otro lado se encuentra el mercado monetario, que describe la
relación entre los bancos y los tenedores de riqueza, quienes absorben
permanentemente la cantidad de dinero creada por los bancos. En este
mercado se determina una tasa de interés “a lo Keynes”, esto es, por la
preferencia por la liquidez y la oferta monetaria.

En nuestra opinión, ninguna de estas respuestas logra solucionar las
dificultades en que cayó la teoría poskeynesiana. Estos problemas sólo
pueden superarse si se replantea la discusión sobre la naturaleza del dine-
ro, que está implicada en la pregunta de qué agregados deben incluirse en
su definición, y sobre la naturaleza de la tasa de interés. Es que las carac-
terísticas que definen el dinero en la teoría poskeynesiana encierran difi-
cultades que rara vez se hacen explícitas, pero merecen reflexionarse. Por
ejemplo, Davidson, siguiendo a Keynes, define como lo característico del
dinero el que tenga elasticidades de producción y de sustitución cero. Sin
embargo, si se afirma que el dinero puede surgir como creación endóge-
na, la elasticidad de producción no puede ser cero, a no ser que se consi-
dere al conjunto del sistema bancario como “exógeno” de la esfera
económica. En este caso, ¿cuál es el límite de lo “exógeno”? También se
puede argumentar, como hace Chick, que en épocas de crisis los agentes
privados no tienen posibilidad de aumentar la oferta monetaria. Pero los
bancos son agentes privados y, dado un cierto régimen monetario, tienen
la posibilidad de aumentar su oferta de dinero, como remarcan los hori-
zontalistas. Esta objeción se refuerza cuando se recuerda que los poskey-
nesianos sostienen que toda la “masa monetaria” –esto es, incluidos todos
los depósitos– constituye “dinero”.

En lo que respecta a la solución de Bertocco, debe suponer la existen-
cia de un nuevo agente social, una clase especial de “tenedores de riqueza
que absorben permanentemente la cantidad de dinero generada por los
bancos”. ¿Qué clase de tenedores de riqueza son éstos? Las empresas capi-
talistas siempre poseen determinados stocks de dinero inmovilizado, que
figuran como activos en sus balances, pero son pasivos de los bancos y se

135

Page 270

–––– (1949), “La teoría del valor de Mill”, en Obras escogidas, México, FCE, pp.
1-16.

Marx, K. (1975), Teorías sobre la plusvalía, 3 tt., Buenos Aires, Cartago.

–––– (1999), El capital, 3 tt., Madrid, Siglo XXI.

Mill, J. S. (1943), Principios de Economía Política, México, FCE.

Mishkin, F. S. (1992), “Is the Fisher Effect for Real? A Reexamination of the
Relationships between Inflation and Interest Rates”, Journal of Monetary
Economics, vol. 30, pp. 195-215.

Modigliani, F. (1944), “Liquidity Preference and the Theory of Interest and
Money”, Econometrica, vol. 12, pp. 45-88.

Moore, B. J. (1983), “Unpacking the post Keynesian black box: Bank lending and
the money supply”, Journal of Post Keynesian Economics, vol. 4, pp. 537-550.

Negri, A. (1991), “J. M. Keynes y la teoría capitalista del Estado en el ‘29”, El
Cielo por Asalto, año 1, Nº 2, pp. 97-118.

Palley, T. I. (1996), “Accomodationism versus Structuralism: Time for an Acco-
modation”, Journal of Post-Keynesian Economics, vol. 18, pp. 585-594.

Phelps, E. (1967), “Phillips Curves, Expectations of Inflation and Optimal Unem-
ployment over Time”, Economica, vol. 34, pp. 254-81.

–––– (1968), “Money-Wage Dynamics and Labour-Market Dynamics”, Journal of
Political Economy, vol. 78, pp. 678-711.

Pierce, J. L. (1984), Monetary and Financial Economics, Nueva York, Wiley.

Poole, W. (1970), “Optimal Choice of Monetary Policy Instruments in a Simple Sto-
chastic Macro Model”, Quarterly Journal of Economics, vol. 84, pp. 197-216.

Ricardo, D. (1985), Principios de economía política y tributación, México, FCE.

Robbins, L. (1944), Naturaleza y significación de la ciencia económica, México,
FCE.

Robinson, J. (1959), Ensayos de economía poskeynesiana, México, FCE.

Rochon, L. P. y S. Rossi (2006), “Inflation targeting, economic performance and
income distribution: a monetary macroeconomic analysis”, Journal of Post-
Keynesian Economics, vol. 28, pp. 615-638.

Romer, D. (2002), “Short-Run Fluctuations”, Working Paper, University of Cali-
fornia, Berkeley.

Romer, P. (1996), Advanced Macroeconomics, Nueva York, McGraw Hill.

Sargent, T. J. (1973), “Rational Expectations, the Real Rate of Interest, and the
Natural Rate of Unemployment”, Brookings Papers on Economic Activity,
vol. 1973, pp. 429-472.

–––– (1988), Teoría macroeconómica I, Barcelona, Bosch.

Schumpeter, J. A. (1971), Historia del análisis económico, Barcelona, Ariel.

269

Page 271

Shackle, G. L. S. (1970), “Teorías recientes relativas a la naturaleza y el papel del
interés”, en Johnson, H. G. y M. Bronfenbrenner et al, Panoramas contem-
poráneos de la teoría económica, Madrid, Alianza, pp. 171-233.

Shaikh, A. (1991), Valor, acumulación y crisis, Bogotá, Tercer Mundo Editores.

Sherman, H. J. (1991), The Business Cycle. Growth and Crisis under Capitalism,
Nueva Jersey, Princeton University Press.

Spada, A. (2005), “Keynes, Marshall e i filosofi di Cambridge”, Working Paper
Series, Departamento di Economia S. Cognetti de Martiis, Centro di Studi
Sulla Storia e i Metodi dell’Economia Politica Claudio Napoleoni.

Stiglitz, J. (1997), “Reflections on the Natural Rate Hypothesis”, Journal of Eco-
nomic Perspectives, vol. 11, pp. 3-10.

Sweezy, P. (1974), El presente como historia. Ensayos sobre capitalismo y socia-
lismo, Madrid, Tecnos.

–––– (1958), Teoría del desarrollo capitalista, México, FCE.

Taylor, L. (1985), “A stagnationist model of economic growth”, Cambridge Jour-
nal of Economics, vol. 9, pp. 383-403.

Tobin, J. (1988), La “Teoría general” de Keynes, cincuenta años después, Buenos
Aires, Tesis.

Tsiang, S. C. (1991), “Loanable Funds”, en J. Eatwell, M. Milgate y P. Newman
(eds), The New Palgrave. A Dictionary of Economics, Londres, Nueva York,
vol. 3, pp. 219-221.

Tymoigne, E. (2006), “Fisher’s Theory of Interest Rates and the Notion of ‘Real’:
A Critique”, The Levy Economics Institute, Working Paper, noviembre.

Vilar, P. (1982), Oro y moneda en la historia (1450-1920), Barcelona, Ariel.

Wicksell, K. (1936), Interest and Prices, Londres, Macmillan.

–––– (1962), Lectures on Political Economy II, Londres, Routledge & Kegan Paul.

Wray, L. R. (1992), “Alternative theories of the rate of interest”, Cambridge Jour-
nal of Economics, vol. 16, pp. 69-89.

–––– (2004), “The Credit Money and State Approaches”, The Levy Economics
Institute, Working Paper, abril.

270

Similer Documents