Download Jacobo Siruela Antología Literatura Fantástica PDF

TitleJacobo Siruela Antología Literatura Fantástica
File Size1.6 MB
Total Pages79
Document Text Contents
Page 1

ATA L A N TA

ANTOLOGÍA UNIVERSAL
DEL RELATO FANTÁSTICO
Edición y prólogo de Jacobo Siruela

www.elboomeran.com

Page 39

ellos. No importa lo que sean, lo significativo es el efecto que
nos producen. Por conveniencia deben invocar el asombro, de-
jarse ver y sentir para cobrar entidad. Pero para que el fantasma
realmente nos cautive, lo «sobrenatural» no puede llegar por vía
directa, de forma objetiva, o peor aún, desmedida, pues correría
el peligro de hacerse risible. Para James, el fantasma ha de llegar
de forma indirecta, a través de otra historia; y existirá en tanto
sea percibido por la mente del protagonista, porque todo su
poder fascinador no radica en el prodigio en sí mismo sino «en
la conciencia humana que lo aloja y lo registra, lo amplifica y lo
interpreta». En esto prevalece, según James, toda la densidad del
relato y toda su limpia belleza.
Con James alcanza su cénit la tendencia psicológica del

cuento de fantasmas del XIX. No solamente en cuanto a la pro-
pensión a interiorizar lo fantástico a partir de la segunda mitad
del siglo, sino también en cuanto a la progresión de la ironía mo-
derna. Ésta ya estaba plenamente activa en Hoffmann, pero a
través del tiempo se va destilando con procedimientos cada vez
más refinados, que por otro lado nunca llegan a desdibujar el
efecto de lo sobrenatural en el argumento. Así, el complejo en-
tramado psicológico de Otra vuelta de tuerca nunca relativiza
ni aminora el trasfondo maléfico o el terrible drama que sub-
yace en la historia. En Los amigos de los amigos (The Friends of
the Friends) la ironía ya brilla desde el principio con el rechazo
de un manuscrito por parte de un editor. El texto desechado es
el cuento que se va a narrar a continuación sobre dos personas
que a menudo han oído hablar una de la otra pero nunca llegan
a coincidir, y cuando por fin van a encontrarse una de ellas
muere, y a partir de ahí comienza el cuento de fantasmas. Aun-
que el argumento es descabelladamente irónico, su suave son-
risa nunca va dirigida a las patéticas circunstancias que rodean la
conmovedora historia de amor que viven sus personajes, sino a
los celos que deja traslucir la narradora y a lo incierta que puede
resultar su versión.
Entre 1890 y 1915, el cuento de fantasmas llega a su máxima

madurez y esplendor. Ambrose Bierce, Rudyard Kipling, Ro-
bert Hichens, Vernon Lee, M. R. James, Oliver Onions, Arge-
non Blackwood y E. F. Benson representan su edad de oro.

39

�����������������������
�����������������������������������������������

Page 40

Ambroce Bierce (1842-1913) pertenece a ese grupo de pe -
simistas consumados que abunda entre los novelistas estado -
unidenses de los dos últimos siglos transcurridos. Pero Bitter
Bier ce, como le llamaban, tenía motivos más que sobrados para
serlo, después de haber vivido de cerca las crudas atrocidades
perpetradas en la Guerra de Secesión norteamericana. Sin duda,
su experiencia como soldado voluntario en las tropas unionistas
cinceló su total escepticismo frente al mundo y quien lo go-
bierna. Prueba de ello es su Diccionario del diablo y Tales of
Soldiers and Civilians (Cuentos de soldados y civiles) (1891), tal
vez su mejor libro. Su vida es azarosa, pero su desaparición es le-
gendaria. En 1913 se dirige a México con 2.000 dólares de oro y
unas credenciales para atravesar la frontera. En Laredo aban-
dona su equipaje y escribe dos cartas, la primera fechada el día
de Navidad y la segunda dos días después; luego desaparece sin
dejar rastro.
Los cuentos de Bierce no han perdido vigencia. Son tan des-

carnados como muchas de las novelas o películas de hoy en día;
de alguna manera, fue un adelantado a su tiempo. Pero eso es
secundario. Aunque escribiera pocos cuentos de fantasmas, en
cierto modo todos sus relatos son en cierto modo de horror, ya
sea sobre natural, físico o psicológico, y siempre se desarrollan
en un escena rio realista en donde todo se palpa. Uno de los más
terroríficos, La muerte de Halpin Frayser (The Death of Halpin
Frayser), escenifica el encuentro en una noche oscura entre un
muerto y un hombre acosado por sus propios fantasmas. Pero el
mayor asombro se produce cuando de pronto conocemos la
identidad del fantasma. No en vano, la voz de éste dice textual-
mente en su diccionario: «Signo exterior e invisible de un temor
interno».
Vernon Lee (1856-1935), cuyo verdadero nombre era Violet

Paget, sorprendió al mundo cuando con apenas veinticuatro
años publicó un erudito estudio sobre la música italiana del siglo
XVIII. Desde entonces fue considerada una especialista en este
campo. Pero, como recuerda Mario Praz, «la cualidad principal
de esta escritora no es la erudición crítica sino la fantasía». Du-
rante su niñez y parte de su primera juventud, Violet viajó con
su familia (ajena a cualquier veleidad turística) por Alemania,

40

�����������������������
�����������������������������������������������

Page 79

Esta antología recoge 55 de los mejores relatos fantásticos de los
siglos XIX y XX de los siguientes autores de tres continentes:

E. T. A. Hoffmann, Honoré de Balzac, Alexander Pushkin, Edgar
Allan Poe, Nathaniel Hawthorne, Théophile Gautier, Villiers de L’Isle-
Adam, Wilkie Collins, Bulwer-Lytton, Fitz James O’Brien, Charles
Dickens, Iván Turguéniev, Sheridan Le Fanu, Vernon Lee, Guy de
Maupassant, Rudyard Kipling, Arthur Machen, Ambrose Bierce,
Charlotte Perkins Gilman, Margaret Oliphant, Henry James, Robert Hi-
chens, O. Henry, M. R. James, Leonid Andréiev, Leopoldo Lugones,
Hanns Heinz Ewers, Algernon Blackwood, Giovanni Papini, Junichiro
Tanizaki, Oliver Onions, Saki, E. F. Benson, Gustav Meyrink, H. P.
Lovecraft, Lord Dunsany, May Sinclair, Hugh Walpole, Ann Bridge,
María Luisa Bombal, Jorge Luis Borges, Dino Buzzati, Francisco Tario,
Alejo Carpentier, Adolfo Bioy Casares, Shirley Jackson, Rosa Chacel,
Julio Cortázar, Silvina Ocampo, Robert Aickman, Paul Bowles, Danilo
Kiš, Javier Marías, Cristina Fernández Cubas y Naiyer Masud. Todos
ellos han sido vertidos al español desde sus idiomas originales por una
excelente nómina de traductores.

La totalidad de estos cuentos demuestra sobradamente que la lite-
ratura fantástica es mucho más que un mero género literario. Su vasto
abanico de temas, complejidad narrativa y continuidad en el tiempo, y el
hecho de que tal vez los mejores relatos de los dos últimos siglos
ya transcurridos sean fantásticos –pensemos en Poe, Maupassant o
Hen ry James en el XIX, y en Borges o Kafka en el XX–, es ya una prueba
cabal de que constituyen una categoría literaria universal de primer
orden e inagotable potencia.

Jacobo Siruela, editor de dos celebradas colecciones de literatura
fantástica en la editorial Siruela y autor de la más completa y docu-
mentada antología de cuentos sobre vampiros publicada en español
(Ata lan ta, n.º 48), rinde con este libro su personal tri-
buto a toda una vida de lecturas sobrenaturales.

www.atalantaweb.com

Ars brevis

Similer Documents