Download Guias de Siben PDF

TitleGuias de Siben
File Size2.8 MB
Total Pages190
Document Text Contents
Page 1

1

Guía para el SeguimientoGuía para el Seguimiento

de los tres primeros años de RNde los tres primeros años de RN

Prematuros de Muy Bajo Peso al Nacer.Prematuros de Muy Bajo Peso al Nacer.

Gr up o d e segui mi ent o d e Recién Naci dos de Alt o

Riesgo SeguiSIBEN

Page 2

2

Listado de autores de la GuíaListado de autores de la Guía

Argentina: 31Argentina: 31

Brasil: 3Brasil: 3

Chile: 7Chile: 7

Colombia: 9Colombia: 9

Cuba: 1Cuba: 1

México: 2México: 2

Paraguay: 1Paraguay: 1

Perú: 15Perú: 15

Uruguay: 13Uruguay: 13

Venezuela: 3Venezuela: 3

Page 95

95

4. REQUERIMIENTOS NUTRICIONALES EN EL NIÑO CON DBP.4. REQUERIMIENTOS NUTRICIONALES EN EL NIÑO CON DBP.

FACTORES QUE CONTRIBUYEN AL POBRE CRECIMIENTO EN FACTORES QUE CONTRIBUYEN AL POBRE CRECIMIENTO EN DBPDBP

1. Restricción de líquidos (generalmente iatrogénica): resultando en baja

ingesta de proteínas y calorías.

2. Uso crónico de diuréticos (generalmente iatrogénico): pérdida de

líquido, aminoácidos, electrolitos y minerales.

3. Aumento del gasto energético: usualmente secundario al aumento del

trabajo respiratorio (en los lactantes con DBP sintomática puede ser

entre 15 a 25% mayor que aquellos sin signos de DBP).

4. Reflujo gastroesofágico (RGE): dificultad para alimentarse, vómitos

5 Dificultades en la succión deglución: agotamiento por fatiga muscular,

inmadurez.

6. Trastorno de la alimentación oral: atribuible a estímulos y estrés

prolongado con interferencia en la oralidad

7. Uso de esteroides (generalmente iatrogénico): catabolismo proteico e

hiperglucemia.

8. Anemia: bajos niveles de Hb y bajos depósitos de hierro.

9. Hipoxemia no diagnosticada o Hipoxemia no diagnosticada o insuficienteminsuficientemente corregidaente corregida

Muchos de los factores sintetizados en el cuadro precedente pueden ser evitados. Recordemos

que no hay evidencia de beneficio de restricción de líquidos, de uso de diuréticos ni esteroides

crónicos en los pacientes con DBP y mucho menos aún en la etapa del seguimiento posalta; si en

cambio son conocidos y frecuentes los posibles efectos adversos; por lo tanto si un niño ingresa a

Page 96

96

seguimiento recibiendo alguno de estas prescripciones el responsable de su atención deberá

plantear su suspensión o justificar su uso crónico.

generalmente al momento del egreso el recién nacido prematuro con DBP ha

alcanzado una ingesta de líquidos entre 180 y 200 ml/k/día, un aporte de proteínas entre 3-4

g/k/día, lípidos a 3 g/k/día, carbohidratos entre 12-14g/kg y calorías en promedio 120 k/día. (75

kcal/kg gasto energético, 10 kcal/kg acción dinámica de alimentos10 kcal/kg perdidas insensibles

y 35kcal/kg crecimiento)

Dado que el trabajo respiratorio aumentad en muchos pacientes con DBP, generan un gasto

calórico de entre 15 a 25 %, la recomendación para la vía oral es incrementar el componente

calórico en este rango en aquellos pacientes con signos clínicos de compromiso pulmonar (tiraje,

retracciones, sibilancias) incluso algunos de los niños pueden requerir un aporte mayor a 150

kcal/kg .No se ha demostrado que aportes superiores de calorías mejoren la velocidad de

crecimiento en esta población.

Muchos pacientes con DBP han sufrido emaciación de sus depósitos de micronutrientes y

minerales, el aporte de los mismos tiene que estar contemplado en el cálculo de necesidades y

reformulado en cada etapa.

Entre estos requerimientos necesarios están el Zinc 500 a 800 ug/kg/d, Cobre120 ug/kg/d,

Acido Fólico 50 a 60 ug/kg/día

La vitamina A es esencial en el crecimiento y diferenciación de las células epiteliales.
Deficiencia de la vitamina A es asociada con disminución del clearence pulmonar de secreciones,

interrupción de la homeostasis del agua normal a través del epitelio bronquial, pérdidas de las

cilias, pérdida de la capacidad para reparar la injuria pulmonar, y falta de distensibilidad de la

vía aérea. Algunos estudios han demostrado que la administración de suplementos retinoides en

niños prematuros disminuye la incidencia del desarrollo de la DBP, pero esto esta recomendado

en etapa temprana mientras que no hay evidencia del beneficio sobre la evolución de la DBP. Por

sus propiedades antioxidantes y barredor de radicales libres la vitamina E se ha utilizado como

alternativa de manejo en prevención de displasia pero en diferentes estudios no ha demostrado

beneficios en disminuir su presentación. Está siendo investigado con beneficios promisorios el

beneficio del Selenio.

La succión es la forma recomendada siempre y cuando la mecánica ventilatoria, la

saturación y el progreso de peso sean adecuados. En algunos centros de integrantes de este

consenso pero no en todos, se indica intercalar succión con con técnicas de gotero o cuchara para

disminuir el gasto calórico durante la succión. En DBP con mayor compromiso es necesario

recurrir a Sonda nasogástrica o en casos muy severos o en aquellos niños con trastorno de

deglución que ocasiona aspiración bronquial la gastrostomía.

Page 189

189

que escuche, siendo entonces fácilmente desapercibida. Frecuentemente los niños que la

padecen son considerados como “distraídos” o “lentos para aprender”. El problema en el

diagnóstico es el carácter fluctuante en la pérdida auditiva, algunas semanas se observa normal y

en otras ocasiones puede encontrarse gravemente deteriorada.

Si los test de screening rutinarios se hacen en el período bueno, se producirá una falsa

sensación de seguridad. Si se sospecha otitis media secretora, el niño debe ser visto por el

cirujano ORL, quien hará una exploración clínica, un test de audición y una audiometría de

impedancia para observar los movimientos del tímpano.

Si los resultados son anormales, debe repetirse después de seis semanas o tres meses. En

algunos casos hay que punzar el tímpano (miringotomía) bajo anestesia general para aspirar la

efusión e insertar un drenaje, lo cual permitirá el paso del aire al interior del oído medio, papel

que eventualmente debería asumir la Trompa de Eustaquio.

La disfunción de la trompa de Eustaquio es un problema importante en los niños pequeños: su

pequeño calibre y su dirección horizontal son responsables de la alta incidencia de OMA y de las

recaídas frecuentes en cada infección viral. Se ha observado una alta incidencia de Otitis Media

Aguda en unidades de cuidado intensivo neonatal debido al uso de tubos nasales para asistencia
respiratoria. Se ha sugerido que la inmadurez inmunológica y una función neuromotora con

deterioro pueden predisponer a esta complicación.

Debe recordarse que la aspiración del meconio en la entrada del oído medio está asociada a

riesgo creciente de OMA y por lo tanto la aspiración nasofaríngea es obligatoria en estos casos.

La indicación de colocar tubos de timpanostomía es discutida, ya que no se han demostrado

efectos francamente beneficiosos en menores de 3 años y no es un procedimiento libre de

Page 190

190

complicaciones. Las recomendaciones de la Academia Americana de Pediatría para la OMA son

colocar los tubos de timpanostomía sólo en casos en los cuales exista persistencia del déficit de

audición mayor de 40 dB, especialmente cuando existe retracción del bolsillo posterosuperior,

erosiones óseas y atelectasias adhesivas debidas al aumento del daño estructural por la duración

de la efusión.

La observación expectante durante 3 a 6 meses en período de invierno parece recomendable

en niños con déficit leve de audición. La adenoidectomía se debe considerar en niños mayores de

3 años de edad con obstrucción nasofaríngea y adenoiditis recurrente.

Vacunación

Recientemente se ha observado un cambio del patógeno causal: de Estreptococo Pneumoniae a

Hemophilus Influenzae o a otros serotipos de neumococo no incluidos en las vacunas que ha

estado en uso. Pero las vacunas recientes han combinado ambos patógenos y tienen mejor

rendimiento para prevenir gravedad de la otitis. Una ligera reducción de la incidencia de OMA (6-

8%) fue observada en los E.E.U.U. a partir de la introducción masiva de la vacuna nueva y se

espera aún mayor reducción a futuro.

Bibliografía Bibliografía consultadaconsultada

- CDC. Licensure of a 13-valent pneumococcal conjugate vaccine (PCV13) and recommendations for use

among children - Advisory Committee on Immunization Practices (ACIP), 2010. MMWR Morb Mortal Wkly

Rep. 2010 Mar 12;59(9):258-61.

- Martines F, Martinciglio G, Martines E, Bentivegna D. The role of atopy in otitis media with effusion

among primary school children: audiological investigation. Eur Arch Otorhinolaryngol. 2010 Jun 9.

- Mehta RP, Rosowski JJ, Voss SE, et al. Determinants of hearing loss in perforations of the tympanic

membrane. Otol Neurotol. 2006;2727:136–143.

- Niccum, Nancy, Speaks, Charles, Katsuki-Nakamura, Jun, Van Tasell, Dianne

Effects of Simulated Conductive Hearing Loss on Dichotic Listening Performance for Digits. J Speech

Hear Disord 1987 52: 313-318

- Oktay MF, Cureoglu S, Schachern PA, et al. Tympanic membrane changes in central tympanic

membrane perforations. Am J Otolarngol. 2005; 26:393–397.
- Pereira PK, Azevedo MF, Testa JR. Conductive impairment in newborn who failed the newborn hearing

screening. Braz J Otorhinolaryngol. 2010 Jun; 76(3):347-54. Portuguese.

- Zanchetta S, Resende LA, Bentlin MR, Rugulo LM, Trindade CE. Conductive hearing loss in children with

bronchopulmonary dysplasia: a longitudinal follow-up study in children aged between 6 and 24 months.

Early Hum Dev. 2010 Jun;86(6):385-9. Epub 2010 May 31.

Similer Documents