Download Fazio Mariano - Historia de Las Ideas Contemporaneas PDF

TitleFazio Mariano - Historia de Las Ideas Contemporaneas
File Size12.2 MB
Total Pages217
Document Text Contents
Page 1

1

Mariano Fazio

Historia délas ideas
contemporáneas
Una lectura del proceso
de secularización

RIALP

Page 2

Mariano Fazio (Buenos Aires 1960)
es Profesor Ordinario de Historia de
las Doctrinas Políticas en la Facultad
de Comunicación Social Institucional
de la Pontificia Universidad de la Santa
Cruz (Roma). Ha sido el primer
Decano de la Facultad. Actualmente es
el Rector Magnifico de la citada Uni­
versidad.
Historiador y filósofo, entre síes libros
se pueden mencionar: Ideología de la
emancipación guayaquileña (Guaya­
quil, 1987); El Guayaquil Colombiano
(Guayaquil, 1988); 1492.- Onecítreno»-
rasen A iuérica( Buenos Aires, 1992); El
liberalismo incipiente (Quito, 1995); La
América ingenua (Buenos Aires, 1996);
Francisca de Vitoria. Cristianismo y
modernidad (Buenos Aires, 1998); Due
Rsvolnaatarc Francisco de Vilorta e /.-/•
Rousseau (Roma, 1998); Un sentiero nel
basco. Cuida al pensiero di Kiertegaard
(Roma, 2000); Historia de la Filosofía
Moderna (en colaboración con Daniel
Gamma, Madrid 2002); Del buen salvaje
al ciudadano (Buenos Aires, 2003); c
Historia de la Filosofía Contemporánea (en
colaboración con Francisco Fernández
Labostida, Madrid, 2004).

CutMeru: M ritm t» <1 Parque te lar Túllenos
Idcuflei, L-L. BuilK. Minct» d d HcfmiUfr.
San rVtefthurftn
C Foto Seda

HISTORIA DE LAS IDEAS
CONTEMPORÁNEAS

Una lectura del proceso de secularización

Page 108

rivan todos los crímenes, es este pecado contra el espíritu. Esta
doctrina monstruosa es la del racismo (...) Ya se trate de crimen
contra la paz o de crímenes de guerra, no nos encontramos ante
una criminalidad accidental, ocasional, que los acontecimientos
podrían ciertamente no justificar, pero sí explicar. Nos encontra­
mos, por el contrario, ante una criminalidad sistemática que de­
riva de forma directa y necesaria de una doctrina monstruosa,
servida con una voluntad deliberada por los dirigentes de la Ale­
mania nazi»10.

Kl fascismo italiano no es racista, pero representa una exa­
cerbación del nacionalismo. Benito Mussoltni (iHHi-1^4 5) pro­
fesa un nacionalismo que pone al Estado en el centro de la vida
de los hombres: «para un fascista todo está dentro del Estado...,
nada humano o espiritual existe fuera del Estado. En este sen­
tido, el fascismo es totalitario», afirma el mismo Mussolim. Y es
totalitario porque se concibe al Estado como un Absoluto. El
Estado, conciencia inmanente de la nación, supera los estrechos
límites de la vida individual. F.l Estado fascista, poniendo en evi­
dencia su origen hegeliano, es un Flstado ético, que se erige en
fuente de normatividad moral y jurídica. A causa de su carácter
ético, el fascismo será militarista, porque la movilización gene­
ral de la guerra genera virtudes ascéticas. En este contexto se en­
tiende el mito fascista de la revivificación del Imperio romano.
1.a Roma fascista tenía que ser la tercera Roma, después de la de
los Césares y la de los Papas. En 1932, en Milán, Mussolini pro­
fetizaba que el siglo XX sería el siglo del fascismo, de la poten­
cia italiana, el siglo en el que Italia por tercera vez se pondría a
la cabeza de la humanidad. Pero el nacionalismo alemán y el
stalimsta impidieron al Duce llevar adelante su proyecto hege-
mónico.

£1 totalitarismo fascista tomará cuerpo en el ámbito de la
educación, de las asociaciones sindicales y de la planificación
económica: cada cosa debe ser puesta al servicio del Estado en
cuanto encarnación de la nación. El partido fascista será, como
en el pensamiento leninista el partido comunista es la vanguardia **

** ( por V ('iMiKIOft U libro negrt> del iiHrumifmn, hvpawCjlpc /
rijnctd, Madnd-RjrtrltMu 1WK, p. 2U. Una vmón interesante del namnw», curita
pi»r uno de sus protagonistas es la de A. SmJL, Memorus, F.l Acantilado, Barce­
lona 2001.

214

del proletariado, la minoría consciente que sabe y que quiere en
nombre del pueblo.

Otras formas de nacionalismo con tendencias totalitarias y
con mentalidad de partido único, aunque no llevan hasta las úl­
timas consecuencias el paso de la heteronomia a la autonomía
absoluta del hombre, pues conservan una cierta conciencia de la
dignidad de la persona, sí bien consideran que es en el ámbito
del Estado donde se desarrollan más fácilmente todas las poten­
cialidades humanas, son el franquismo español, el salazarismo
portugués y el justicialismo (peronismo) argentino de la primera
época (1945-1955). Respecto al franquismo, hay que aclarara
que existen detrás de Franco distintos influjos ideológicos. Las
analogías con el fascismo valen sobre todo para el falangismo de
José Antonio Primo de Rivera, que sostenía una concepción del
Estado como un instrumento totalitario al servicio de la integri­
dad de la patria.

5. Nacionalismo y fundamentalismo religioso

F.n la introducción a la Modernidad ideológica hemos subra­
yado el carácter de religión sustitutiva que poseen las ideologías,
y también hemos individuado en ellas una manifestación del
paso de la heteronomia a la autonomía del hombre como funda­
mento de una visión del mundo. En el caso del nacionalismo reli­
gioso no hay una lucha contra la religión, sino un proceso de
identificación entre la nación y la religión. En este sentido, se po­
dría hablar de un proyecto integrista, que identifica la realiza­
ción histórica de un pueblo con los valores de una religión en sí
misma trascendente.

I.os dos ejemplos más claros de nacionalismo religioso son el
Estado de Israel y el fundamentalismo islámico. Respecto al pri­
mero, hay que hacer algunas aclaraciones. El pueblo de Israel
tiene conciencia de ser el pueblo elegido de Dios, la nación santa
de la cual tiene que provenir el Mesías. I.os hebreos, que no han
reconocido en Jesucristo al Salvador anunciado por los profetas,
poseían una idea del Mesías muy ligada al destino histórico del
pueblo de Israel. En los siglos XIX y XX algunos intelectuales
identificaron el Mesías con el entero pueblo hebreo, disperso geo­
gráficamente a causa de distintas circunstancias históricas. Esta

215

Page 109

colectivización de la idea mesiánica favoreció el deseo de cons­
truir un Estado de Israel en donde los hebreos dispersos —y en
muchos países, perseguidos— pudieran vivir juntos en su patria
histórica. Tero no se trataba solamente de la exaltación de una
idea religiosa. El sionismo —movimiento político-cultural que se
constituyó en el siglo XIX con la finalidad de promover un es­
tado judio— es también una manifestación del romanticismo y
del nacionalismo típico de su siglo. El padre del sionismo es Tlteó-
dore Heril (18(>fí- ¡904), periodista, político y literato judio na­
cido en Hungría. Herzl consideraba imposible una completa asi­
milación de los judíos a las sociedades europeas —no en vano
estuvo presente en la ceremonia de degradación del Capitán
Dreyfuss en París, en medio de los gritos antisemitas de algunos
franceses, episodio que le impresionó profundamente—. Su
sueño de un Estado hebreo se concretó, después de intensas ne­
gociaciones diplomáticas, en 1948. Si bien permanecen minorías
hebreas que tienen una gran conciencia religiosa, el mesianismo
del pueblo de Israel sufrió un proceso de secularización: hoy se
puede hablar de un nacionalismo judio que identifica nación con
Estado —y, por lo tanto, análogo al nacionalismo occidental—,
en donde el elemento religioso desenvuelve un papel importante,
pero no central.

En lo que respecta al fundamentalismo islámico, también
aquí hay que hacer algunas precisaciones. El Islam —que signi­
fica -sumisión a Dios»— es un concepto religioso, pero que im­
plica determinadas formas de organización social y política! y
también una visión cultural. El Islam inicia su andadura histórica
en el siglo VII, cuando —según la tradición musulmana— Maho-
ma, el Profeta, recibe una serie de revelaciones divinas. El Corán
es el libro que contiene la palabra que Dios transmitió a Maho-
ma. Consta de 114 capítulos o suras. Junto al Corán se encuen­
tra la tradición o dichos y hechos del Profeta (conocida como
sunna), de la que hay varias compilaciones.

Como no existe una autoridad magisterial dentro del Islam,
ha sido el consenso de los doctores los que han ido estableciendo
las verdades ortodoxas. Se llega así a la ley revelada (shana), que
es un conjunto de prescripciones legales que se encuentran en el
Corán y en la Sunna. La sitaría tiene aplicaciones religiosas y po­
líticas. Si bien es muy clara respecto a las prácticas religiosas ha­
bituales —los 5 pilares de la religión musulmana son la confe­

2lf>

sión de fe en Alá. en donde se subraya la unicidad de Dios y su
justicia, la oración ritual, la limosna legal, el ayuno en el mes de
Ramadán y la peregrinación a La Meca—, no lo es tanto en su
aplicación a la vida comunitaria. En torno a este tema surgen
distintas escuelas luridicas. La más literal es la escuela hanbalita,
base del sistema teocrático, que fue consolidada en el siglo XVIII
por Ibn ‘Abd al-Wahab, y es la que rige hoy en Arabia Saudita.

Otro elemento central del Islam es la guerra santa (jibadI, de
la que se hace referencia en el Corán. 1.a /ihad tiene tres significa­
dos fundamentales: la lucha contra uno mismo para combatir las
propias pasiones; la lucha por la expansión y dominio del Islam
(la fe musulmana es exclusivista y no reconoce la legitimidad de
otras religiones); y el combate contra los malos musulmanes. Es­
tas dos últimas acepciones han tenido una fuerte y dramática
aplicación prácrica en los últimos decenios del siglo XX y en los
primeros años del siglo XXI. Baste recordar el 11 de septiembre
del 2001, con los atentados de matriz islámica en New York y
Washington, la persecución de los cristianos en el sur del Sudán
o la lucha interna en Argelia entre musulmanes moderados y
fundamentalistas islámicos.

El Islam es una religión que se cxticnr en áreas geográficas
muy vastas: Africa del Norte, Medio Oriente, India, Pakistán, In­
donesia, etc. El proceso de colonización europea despertó un
sentimiento pamslámico, basado en la común fe religiosa, y al
mismo tiempo un movimiento panárabe en Africa del Norte y en
Medio Oriente, basado en la pertenencia a la etnia árabe. Pero
hay que añadir que paralelamente se da otro movimiento nacio­
nalista de carácter occidental, que identifica nación con Estado,
y que dió origen a los diversos estados del Magreb y a la Turquía
moderna, núcleo central del antiguo Imperio otomano. Este úl­
timo caso es excepcional: la Turquía que surge de la revolución
de Mustafá Ketnal Attaturk (1881-1938) es el único ejemplo de
estado laico en un país islámico, en donde existe separación en­
tre poder político y poder religioso, y que adopta las formas
constitucionales europeas. En los países nordafricanos conviven
en medio de tensiones las formas occidentales del estado-nación
con las tradiciones político-religiosas islámicas.

El fundamentalismo islámico surge como reacción contra
este compromiso entre formas occidentales y tradición islámica.
En este contexto, el Islam extremo se erige como el gran contes-

217

Page 216

A. Usi.ar PirTRl, Obras selectas, EDIME, Madrid-C-aracas 1956.
J.M. VaIVERDE, Historia de la láteratura, Noguer. Barcelona 1959.
N. VARELA, Feminismo para principiantes. Ediciones B, Barcelona 2005.
E. VtN’ll'RA, Sobre hechos e ideas políticas. Ciudad Argentina. Buenos

Aires 1997.
M. WHITE, The phdosophy of the American Revolution, Oxford Um-

versrty Press, New York 1978.
I. Yarz.A (a cargo de), ¡mmagini dell'unmo. Percorsi antropología nclla

filosofía moderna, Armando, Roma 1996.

430

OTROS LIBROS RIALP

Historia de la Iglesia en tspaña
Tomo I. La Segunda Repúnhca f /9 J J-/936)
Tomo II. La Guerra Civil 11936-1939)
Gonzalo Redondo
La Desamortización Española
Francisco Marti Gilabert
la fe ante el reto de la cultura contemporánea (2* ed.)
Joscf Picper
Desfile de modelos (6* ed.l
José Ramón Ayllón
La verdad, un consenso posible
Rafael Corazón González
Kant y la Ilustración
Rafael Corazón González
Lo que na podemos ignorar
J. Budziszewski
El pesimismo ilustrado
Rafael Corazón González
Los lltuminali y el Priorato de Sión (2" cd.)
Massinto Introvigne
Cultura política y conciencia cristiana
Angel Rodríguez Luño
Historia sencilla de la filosofía (26* ed.)
Rafael Cambra
Entender el mundo de hoy (4* ed.)
Ricardo Ycpes
Verdad. Valores, poder (6‘ ed.)
Joscph Ratzinger
Movimientos feministas y cristianismo
Aurora Berna i
Cerco a la ciudad
José María Barrio
Vivir sin Dios
Ángel Cabrero
Historia breve del mundo reciente
José Luis Comellas
Breve historia de la cultura europea
Rafael Gómez Pérez

Page 217

OTROS LIBROS R1ALP

LA DtNAMOKUZAClÓN ESPAÑOLA
FrumispiO M jiti C-iljhrft

LAS CORTES 1>F CADIZ
Fcdeuco MUrcz

El 'ROPA Y SUS RAICES CKÍSHANAS
J i w OrDiulix

QUIÉN ES a IIOMBKI < V i-d i
Leonardo Rolo

LOS MONSTRUOS DE LA RAZAIS
Riño CjmmiUcti

DESFILE l)F. MOOEIOS <í> * « ] .)
Jf*«* Ramón AylR'in

PARA UNA IDEA CRISTIANA
D a HOMBRE ( ¿ ’ n l l
Juan Luis Lo kLi

LA VTKDAD. UN CONSENSO POSIBLE
Katar! Corazón

LA CUESTIÓN DE DIOS
A nnand M. Niiholi

KANT Y LA IU:S'IRAOON
Rafari Corazón

LO Q l E NO PODEMOS IGNORAR
J H uilns/cw ski

DIOS I N El. BANQUILLO <■» • e d 1
C. S. Lew»

ENTENDER El. MI NDO DE HOY O * cd .)
Ricaaki Yrpes

VERDAD. VALORES, PODER (5 * « I I
Joscph Kjtzinger

VISIR SIN DIOS
Angel CaErn-m

HISTORLA BREVE D a CRISTIANISMO « ,■ i d I
Juy.' O iljix lis

HISTORIA BREVE DEL MUNDO
CONTEMPORANEO U * c d >
lose Luis Cometías

BREAR HISTORIA DE LA C l LIUKA El ROPI A
Rafael Cióm e/ Pérez

CULTURA POLÍTICA Y CONCIENCIA CRISTIANA
Angel Rodríguez Ludo

Historia délas ideas
contemporáneas
Kl Kilo conductor de esta Historia d t las ideas contemporáneas

■ es el proceso de secularización característico de nuestra cultura,
y que el autor afronta desde la perspectiva de la visión cristiana
del hombre y de la historia.

F.I trabajo consta de cuatro partes. En la primera se exponen
los elementos mas característicos de la ¿poca moderna
(siglos xvi-XVIIt), donde queda en evidencia el inicio
del proceso de secularización. En la segunda se examinan
las principales ideologías contemporáneas -liberalismo,
-nacionalismo, marxismo, cientificismo-, subrayando su papel
de religiones sustitutivas.

La tercera parte se centra en la crisis de la cultura de la
Modernidad en el siglo XX. y aborda el nihilismo, la sociedad
permisiva, y los movimientos culturales más actuales: feminismo,
ccokigismo, nuevos movimientos religiosos. El libro concluye
con un análisis de la relación entre la Iglesia Católica y el mundo
contemporáneo.

ISBN «7M4-3Z1 -W M

9 '788*32''J6139

Similer Documents