Download Empresas Que Caen PDF

TitleEmpresas Que Caen
TagsMotorola Decision Making Debt Integrated Circuit Ibm
File Size395.2 KB
Total Pages11
Document Text Contents
Page 10

Resumen del libro: Empresas que caen

10

señalaban que el retorno a la excelencia dependería tanto del recorte de gastos como de la inversión
a largo plazo, y en realidad incrementó la I+D en porcentaje sobre las ventas durante esos días
oscuros.

En 2000 y 2001, Xerox sufrió unas pérdidas de casi 367 millones de dólares. Pero, en 2006, obtuvo
unos beneficios de más de 1000 millones de dólares y exhibía un balance mucho más fuerte. En
2008, la revista Chief Executive nombró a Mulcahy directora general del año.

Conclusión

Cuando el mundo gira sin control y el tumulto exterior amenaza con tumbar nuestros planes mejor
organizados, muchos nos preguntamos si nuestro destino está en nuestras manos o si solo nos
quedará la destrucción creativa. Las investigaciones que han realizado Jim Collins y su equipo
muestran que es posible crear una gran empresa que goce de unos resultados excepcionales durante
varias décadas, a pesar del caos, las perturbaciones, la incertidumbre y los cambios violentos.

No obstante, si nos vemos atrapados en las fases del declive durante una época turbulenta —si
sucumbimos a la arrogancia, a querer hacer demasiado, a la negación, a la búsqueda de soluciones
mágicas— nuestra caída será más rápida y violenta que en un período de estabilidad. La
desaparición, de la noche a la mañana, de algunas de las mayores compañías financieras
estadounidenses en 2008 muestra la rapidez con la que pueden caer los poderosos en un mundo
altamente turbulento.

Si todavía no hemos caído en declive, lo que tenemos que hacer es volver a las disciplinas de gestión
sólidas cuanto antes. Y si aún nos sentimos fuertes, hemos de estar atentos a los indicadores
precoces del declive. Pero, sobre todo, nunca debemos capitular ante la idea de que una época de
prosperidad debe ir seguida por el declive que causan las fuerzas fuera de nuestro control. El método
de contraste que ha utilizado Jim Collins en este libro, comparando resultados exitosos con
resultados fallidos de las empresas en entornos similares prueba algo muy importante: las
circunstancias, por sí solas, no determinan los resultados. Dejando de lado los accidentes y la mala
suerte, normalmente no somos prisioneros de nuestras circunstancias, errores o derrotas. Lo que nos
puede liberar son nuestras decisiones. Siempre y cuando no estemos eliminados del juego, nos queda
la esperanza.

fin del resumen

Similer Documents