Download Emil Gelenczei - Los maestros tambien se equivocan.pdf PDF

TitleEmil Gelenczei - Los maestros tambien se equivocan.pdf
File Size5.4 MB
Total Pages122
Table of Contents
                            Portada
Índice
Signos y abreviaturas
La ceguera ajedrecística
La ceguera simple
La ceguera mutua, regular y contagiosa
Oportunidades perdidas
Abandono prematuro
Sacrificio de dama y ganancia de dama
El caballo victorioso
La doble amenaza
La primera fila débil
La clavada
Columnas abiertas
La gran diagonal
La celada
El final
Índice de jugadores
Contraportada
                        
Document Text Contents
Page 61

62 L O S M A E S T R O S T A M B I É N S E E Q U I V O C A N

También esta posición apareció en
Schach, y lo más interesante de ella es
ver cómo puede perderse una partida en
una jugada en vez de ganarla en una ju­
gada. Las blancas debieron de asustarse
ante las amenazadoras piezas mayores
de las negras , puesto que se defendieron
con

1 . i,f1 ??,

pero tuvieron que abandonar la partida
después de

1 . . . . , l{Jg4

a pesar de e l lo . Lo que no vieron es que
después del sacrificio de dama 1 . �xf6 ! ! ,
las negras pueden abandonar, puesto
que tomar la dama fracasa por 2. n h3+,
con mate.

Ejemplo 9 1
Otra vez un mate típico

y otra vez se omite

Klein-Lamprecht
Hal le , 1 955

Las negras cambiaron dos veces en
g3, y la partida terminó en tablas. Más tar­
de, Karl Neumann, ajedrecista de Kól lme,
se percató de que la tranqu i la 1 . . . . , n e6!
gana (se amenaza 2 . . . . , i,f4) . La dama
debe defender e l punto g3, y tampoco
ayuda 2. l{Je4; p. ej . : 2 . . . . , �h6 3. h3,
¡yxh3+ 4. gxh3, l:i. h2#.

Ejemplo 92
Ataque fracasado

R. H. Alexander-M. Me. Kenna
Arizona, 1 956

El ataque negro se quedó en agua de
borrajas después de

1 . . . . , ¡yh4?
2. i,f7+, @d8
3. °iVh5! .

En posiciones de esta clase siempre
acaba imponiéndose la ventaja de mate­
rial si el ataque no reporta nada. Ese fue
el caso también en esta partida, que las
blancas ganaron más tarde. Sin embargo,
las negras ten ían la posib i l idad de ganar
mediante un sacrificio de dama. Si hubie­
ran cont inuado con 1 . . . . , i,xg2+! , las
blancas habrían perdido la dama luego de
2 . @xg2 , ¡yh2+ 3. @f3 (contra 3 . @f1
gana 3 . . . . , g2+*) 3 . . . . , �h5+.

*[Más di recto es 3 . . . . , l:[ xf6+ 4. exf6 ,
¡yf2#. (Nota del t . ) ]

Page 62

S A C R I F I C I O D E D A M A Y G A N A N C I A D E D A M A 63

Ejemplo 93
Salir del fuego

para caer en las brasas

V. Ditt-Kordsachia
Hamburgo, 1 956

Las blancas efectúan un sacrificio de
dama de desviación .

1 . �xg4! , . . .

Es evidente que las negras no pue­
den tomar la dama a causa de 2 . e6#. Por
eso también el las intentan ejecutar una
maniobra de desviación .

1 . . . . , i,e3+?
2. i,xe3, . . .

Después de haber e l im inado la ame­
naza de mate con e6, las negras piensan
que l levan las de ganar.

2 . . . . , i,xg4??

Bien es verdad que ganan la dama,
pero se les da mate mediante

3. i,h6#.

H. Heemsoth demostró en su análisis
que las negras, en vez de hacer la «com­
binación ganadora» , habrían podido opo­
ner tenaz resistencia con 1 . . . . , .l:!. xf7.

Ejemplo 94
El mate ahogado

Es un invitado que no se prodiga mu­
cho en el tablero , aunque todos lo cono­
cen . Quizás sea precisamente por eso
por lo que todos los j ugadores son muy
cautos con él. Los torneos zonales pare­
cen ser una excepción , pues en el los
aparece de vez en cuando.

Karaklaj ié-Pleiffer
Sofía , 1 957

Karaklaj ié , el destacado maestro yu­
goslavo, ten ía fama de jugador de ata­
que. En esta partida h izo caso omiso de
los planes del adversario, que por eso ob­
tuvo un fuerte ataque. 1 . M. f 1 lo habría
parado todo, pero al maestro yugoslavo
no le gusta defenderse.

1 . f3??, �c5+!

Las blancas abandonaron , puesto
que después de 2. @ h 1 se les da mate
según el conocido modelo 2 . . . . , Qjf2+ 3 .
@g1 , Qj h3+ 4. @ h 1 , �g1 + 5. b!. xg 1 ,
ctJf2#.

Similer Documents