Download El Sentido de Dios y El Hombre Moderno - Luigi Giussani PDF

TitleEl Sentido de Dios y El Hombre Moderno - Luigi Giussani
File Size5.6 MB
Total Pages170
Document Text Contents
Page 1

edil iones

E ti
encuentro

Page 85

Capítulo segundo

IGLESIA: OBRA DE REDENCIÓN

Si la Iglesia es la continuidad de Cristo en el tiempo y en
el espacio, ella es también para el sentido religioso de cada
hombre lo que es Cristo.

Con Cristo se cumple la revelación del misterio (en efec-
to, es doctrina cierta que la revelación divina terminó con la
muerte del último apóstol). Ningún desarrollo de la ciencia
humana alcanzará una realidad más definitiva; no se podrá
encontrar ningún principio más sabio que sirva de orienta-
ción para la vida presente.

Cristo es así la verdad de la vida. El sentido religioso,
mediante la fe en Él, ha encontrado definitivamente su cer-
teza. Cristo es como la base fundamental de la vida del sen-
tido religioso; Él es la •piedra angular•. La •roca• sobre la
cual el hombre prudente construye la casa que ni los vien-
tos, ni las tempestades podrán derrumbar.

A Él se le puede aplicar lo que el Antiguo Testamento
decía de Yahvé: ·Él es la roca, su obra es consumada ... Es
Dios de lealtad, no de perfidia, es recto y justo•1•

1 Dt 32,4.

79

Page 86

El sentido de Dios y el hombre moderno

Es el grito del Apocalipsis cuando repite llamando a
Cristo ·Amén•, que es la expresión hebrea que significa cer-
teza, solidez, seguridad: ·Así habla el Amén, el Testigo fiel
y veraz, el Principio de las criaturas de Dios•2•

Esta función de verdad y certeza, propia de Cristo, se rea-
liza en el presente de cada hombre a través de la autoridad
que gobierna la Iglesia. ¿De qué modo? En el sentido de que
Cristo le ha confiado el hecho de su Revelación, se la ha
como entregado a ella para conservarla en cada época de la
historia en su intangible originalidad de iniciativa divina; es
decir, para conservarla con infalibilidad perenne. La autori-
dad de la Iglesia -Papa y obispos- es el pilar de apoyo
del sentido religioso de toda época, es la Roca sobre la cual
el espíritu humano puede construir su relación con Dios.

Precisamente bajo el risco de Cesarea de Filipo, y usán-
dolo como símbolo, Cristo promete el primado a Pedro.

·Simón Pedro le contestó: 'Tú eres el Cristo, el Hijo de
Dios vivo'. Tomando entonces la palabra Jesús le respondió:
'Bienaventurado eres Simón, hijo de Jonás, porque no te ha
revelado esto la carne ni la sangre, sino mi Padre que está
en los cielos. Y yo a mi vez te digo que tú eres Pedro, y
sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y las puertas del hades
no prevalecerán contra ella'•3•

El fundamento y sostén de la verdad religiosa no es una
certeza que surge en la relación directa entre el hombre
individual y Dios. Ni siquiera surge en lo que la conciencia
descubre mediante la lectura de los libros sagrados. Cristo
ha querido que fuera de otra manera. Los libros sagrados

• Ap 3,14.
3 Mt 16,16-18.

80

Page 170

«En la voz de los poetas se hace evidente el aspecto trágico y
al mismo tiempo cargado de esperanza de nuestro tiempo. En
este libro Cristo nos sale al encuentro por un lado completa-
mente diferente, desde una esquina por la que no nos lo espe-
rábamos. Se nos manifiesta no desde el 'ayer', sino que viene
a encontrarnos en nuestro hoy, proviniendo, por decirlo de algu-
na forma, desde el mañana. Nos sale al encuentro en medio de
nuestros intereses cotidianos. Con este librito he comprendido
una vez más y de forma nueva por qué monseñor Giussani ha
llegado a convertirse en maestro de una generación entera y
padre de un vivo movimiento. El libro debería ser leído no sólo
por los que ya le conocen y le estiman, sino especialmente por
los que acogen con escepticismo el anuncio de la fe cristiana».

(del Prólogo de Joseph Ratzinger)

ISBN 84-7490-076-X

9 788474 900767

~ encuentro

E~
educación

Similer Documents