Download Derecho Penal - Parte General - Carlos Creus PDF

TitleDerecho Penal - Parte General - Carlos Creus
File Size26.9 MB
Total Pages574
Document Text Contents
Page 2

Ia edición, 1988.

2a edición, 1990.

3a edición, 1992.

© EDITORIAL ASTREA

DE ALFREDO Y RICARDO DEPALMA S.R.L.

Lavalle 1208 - (1048) Buenos Aires

ISBN: 950-508-247-9

Queda hecho el depósito que previene la ley 11.723
I M P R E S O E N L A A R G E N T I N A

Page 287

TEORÍA DEL DELITO 257

que éste se vea violado, el autor tiene que exceder de dicho
riesgo, es decir haber aumentado el riesgo para el bien jurídico
más allá de lo que se admite o permite. No hay infracción al
deber de cuidado cuando se actuó dentro del riesgo permitido;
la conducta en ese caso no es antijurídica y, por tanto, no se
puede considerar comprendida en el tipo.

Esta conclusión, perfectamente compaginable con nuestros
criterios sobre la teoría del delito, no és, sin embargo, pacífica en
otras maneras de estructurarla. La doctrina alemana habló en
un momento de la distinción entre el cuidado objetivo (el deter-
minado objetivamente por las reglas de seguridad) y el cuidado
subjetivo (el que competía al concretó autor en la determinada si-
tuación en que actuaba), si éste pertenecía a la culpabilidad,
aquél integraba la antijuridicidad, y siendo el riesgo permitido un
límite de él, aparecía como causa de exclusión de la antijuridici-
dad (Engisch), doctrina que algunos autores siguen sosteniendo
(Jeschek). Sin embargo, advirtiéndose que el riesgo permitido
atañe a la determinación del deber de cuidado y siendo éste un
problema de tipicidad, aquél pertenece al tipo del delito culposo
(Bacigalupo), lo cual es tanto más cierto para quienes consideran
existente un deber subjetivo de cuidado encuadrado en la culpa-
bilidad, en la que no se debaten problemas de "deber" sino de
"poder" (Bustos Ramírez).

d) EL "PRINCIPIO DE CONFIANZA". Según él todo intervi-
niente en una actividad social puede confiar en que los otros
que intervienen en ella van a actuar de acuerdo con el deber de
cuidado y adoptar su conducta en consecuencia (el automovilis-
ta puede esperar que le dé paso el que viene por la izquierda;
el que dispara en un polígono puede esperar que el anotador
de blancos no suba a la cresta de la fosa, etc.); se dice, enton-
ces, que no viola el deber de cuidado "la conducta del que, en
cualquier actividad compartida, mantiene la confianza de que
el otro se comportará conforme al deber de cuidado mientras
•lo tenga razón suficiente para dudar o creer lo contrario" (Zaf-
faroni). También se sostiene que el "principio de confianza"
puede considerarse como riesgo permitido.

Hay que distinguir los casos en que actúa el principio de con-
fianza de aquellos en los que la conducta del autor, aun violatoria
del deber de cuidado, se inserta como condición del resultado en
un proceso causal desencadenado por otro (conductor desatento

17. Creus. Parte general.

Page 288

258 DERECHO PENAL. PARTE GENERAL

que arrolla al peatón que se arroja bajo las ruedas de su vehículo
con finalidad suicida).

En los casos en que el principio de confianza adquiere im-
portancia como limitación del deber de cuidado, la conducta del
autor constituye causa "típica" del resultado, pero ella se produ-
ce porque otro -la víctima o un tercero- lo provoca -o lo condi-
ciona causalmente- precisamente al adoptar una conducta en
contra del mandato de seguridad (p.ej., conductor que hace una
brusca maniobra para evitar embestir al automotor detenido sin
luces sobre una calzada rural). En estos casos es menester su-
brayar que el autor puede llegar a violar el deber de cuidado
cuando advierte con anticipación a su conducta o mientras puede
detenerla, que el otro participante en la actividad actúa o va a ac-
tuar en violación del deber de cuidado.

e) FÓRMULA LEGAL DE LA CULPA. La ley argentina que,
como dijimos, establece un sistema de "número cerrado" para
los delitos culposos, los designa haciendo mención de distintas
"formas" según la estructura del mandato o su radicación: a la
imprudencia cuando el autor adoptó la conducta peligrosa que
el mandato prohibía; a la negligencia cuando no puso los cuida-
dos que el mandato imponía; a la inobservancia de reglamentos
y deberes cuando el mandato tiene su sede en aquéllos o apare-
ce como exigencia normada de una determinada actividad; a la
impericia, cuando dicha sede radica en la reglamentación pro-
cedimental de una profesión o de un arte -lex artis- que el au-
tor ejerce profesionalmente (en este último caso se trataría de
un delito culposo especial, porque sólo un profesional puede
ser autor).

En ocasiones la ley trae en los tipos todas estas "formas"
(p.ej. , arts. 84 y 94, C.P.), o cambia la expresión deberes por
ordenanzas (arts. 189, 196, Cód. Penal). Otras veces sólo
menciona la imprudencia y la negligencia (p.ej . , art. 254, párr.
3o , C.P.), sin que ello implique que el delito no se pueda come-
ter por inobservancia de reglamentos o deberes o por imperi-
cia, ya qué en éstas hay una referencia directa a la sede del
mandato y en aquéllas la referencia es, más bien, al carácter de
la acción. Las mayores dificultades interpretativas se plantean
cuando la ley da exclusivamente la mención de una sola de esas
formas, lo cual ocurre en el art. 281, párr. 2o , C.P., que única-
mente menciona la negligencia, pero ya que es tema de un es-
pecífico delito su problemática pertenece a la Parte Especial.

Page 573

ÍNDICE ALFABÉTICO 543

Terror: 304, d.
Tiempo de comisión del detito: ver

Delito.
Tipicidad: 183 y siguientes.

conglobante: 145.
Tipo (s): 183 y siguientes.

abiertos: 207; 210.
avalorado: 226.
básicos: 214.
calificados: 214.

agravados: 214.
atenuados: 214.

cerrados: 207.
de doble culpabilidad: 245.
de injusto: 226.
de intención trascendente: 212.
de tendencia interna peculiar: 212.
de voluntad o intención: 210.
derivados: 214.
elementos

descriptivos del: 188.
negativos del: ver Teoría.
normativos del: 208.
subjetivos del: 162; 212.

extensiones del: 217; 348.
falta de: 278; 293.
general: 150.
objetivo: 143; 311.

permisivos: 297; 297, c.
rector: 139.
simples: 214.
sistemático: 150.
subjetivo: 143; 234; 311.
total: 226.

Trastorno mental transitorio: 304, f.
Tratados internacionales: 72.

u
Ultractividad de la ley penal más be-

nigna: 98.
Unidad

de hecho: 269.
social de sentido: 270.

Unificación de penas: 275.
Univocidad: ver Comienzo de eje-

cución.

V
Validez

de la ley penal: 95 y siguientes.
espacial de la ley penal: 113 y si-

guientes.
personal de la ley penal: 118 a 120.
temporal de la ley penal: 96.

Venganza de sangre: 29.
"Versan in re illicita": 244; 249.

Page 574

La fotocomposición y armado de esta edición
se realizó en EDITORIAL ASTREA, Lavalle 1208,
e impresa en sus talleres, Berón de Astrada
2433, Capital Federal, en la primera quincena

de febrero de 1992.

Similer Documents