Download Bengtson, Hermann - El Mundo Mediterráneo en La Edad Antigua I Griegos y Persas PDF

TitleBengtson, Hermann - El Mundo Mediterráneo en La Edad Antigua I Griegos y Persas
File Size12.4 MB
Total Pages420
Table of Contents
                            Contraportada
Prólogo
1. El imperio persa γ los griegos alrededordel 520 a. C.
2. La caída de la tiranía ática y las reformas de Clístenes.
3. La sublevación jónica y las guerrasmédicas hasta la batalla de Maratón
4. Los preparativos bélicos y la expedición de Jerjes
5. La fundación de la Liga marítima délicoática y el origen de la rivalidad entre Atenas y Esparta
6. Pericles y la democracia ática
7. La vida cultural e intelectual en la época de Pericles
8. La guerra del Peloponeso (431-404 a. C.)
9. Los griegos occidentales en el siglo   V a. C.
10. La hegemonía de Esparta y la guerra de Corinto (404-386 a. C.)
11. La disgregación del mundo griego y el ideal de la paz (386—362 a. C.)
12. Los griegos occidentales en eî siglo IVa. C.
13. La cultura griega en el siglo IV a. C.
14. El ascenso de Macedonia bajo el rey Filipo II (359-336 a. C.)
15. Alejandro y la conquista de Persia(336-323 a. C.)
16. Egipto y el Imperio persa
17. Mesopotamia durante el dominio persa
18. El judaismo palestino en el período persa
19. Siria bajo los persas
20. Arabia
CONCLUSION
Notas
Bibliografía
Indice alfabético
Indice de figuras
                        
Document Text Contents
Page 1

HISTORIA UNIVERSAL SIGLO XXI

griegos y persas
el mundo mediterráneo
en la edad antigua I.
HERMANN BENGTSON

siglo
veintiuno

m éxico españa
argentina

Page 2

Esta HISTORIA UN IVERSAL SIGLO XXI, preparada
y editada inicialmente por Fischer Verlag (Alemania),
sigue un nuevo concepto: exponer la totalidad
de los acontecimientos del mundo,
dar todo su valor a la historia de los países
y pueblos de Asia, Africa y América.

Resalta la cultura y la economía como fuerzas
que condicionan la historia.

Saca a la luz el despertar de la humanidad
a su propia conciencia.

En la HISTORIA UNIVERSAL SIGLO XXI
han contribuido ochenta destacados especialistas
de todo el mundo.

Consta de 36 volúmenes, cada uno de ellos
independiente, y abarca desde la prehistoria
hasta la actualidad.

Armauirumque
Armauirumque

Page 210

tuta, ordenaba la revisión de naves y soldados y llevaba a
cabo las negociaciones diplomáticas necesarias.

La segunda Liga marítima comprendió en sus mejores días
a la mayor parte de las islas del Egeo, así como a gran nú­
mero de ciudades de la costa tracia, las grandes islas del mar
Jónico e incluso Acarnania y parte del Epiro. Sin embargo, la
unión distaba mucho de ser un estado federal. N o había en

ella ni ciudadanía federal ni gobierno federal alguno. Era más
bien una alianza militar dirigida contra Esparta. Es significa­
tivo que un amigo de los espartanos, como Jenofonte, no men
cione en absoluto, en sus Helénicas, la fundación de la Liga
marítima.

Atenas tuvo en aquellos días la fortuna de poseer toda una
serie de individuos competentes, quienes adquirieron renombre
como políticos o com o estrategas. E l primero de los políticos
atenienses era Calístrato de Afidna, que se dio a conocer ante
todo com o experto en materia de finanzas; a su lado figura
Cabrias, amigo de Platón, que se distinguió reiteradamente
como estratega. Un típico soldado profesional era Ifícrates, que
conquistó grandes honores y gran riqueza. Va ligada a su nom­
bre una innovación revolucionaria en la técnica griega de la
guerra: introdujo, en lugar de la falange de hoplitas de mo­
vimiento pesado, la táctica de los soldados de infantería ligera
(los peltastas), con la que ya en la guerra de Corinto había
obtenido éxitos notables.

Paralelamente al ascenso de la segunda Liga marítima ática
tenía lugar el ascenso de Tebas. Los dos acontecimientos están
entre sí en una conexión causal: Atenas estaba aliada con Te­
bas y Tebas era miembro de la Liga matítima. La alianza con
Tebas revestía para Atenas la mayor importancia, pues obli­
gaba a los lacedemonios a dirigir su atención principalmente
a Tebas y a Grecia central, de modo que no podían volverse
con toda su fuerza contra Atenas. Los atenienses no dudaron
en prestar ayuda a los tebanos. Cuando Agesilao apareció, en
el verano del año 377, con el ejército de los peloponesios en
Beocia, se le enfrentaron, además de los tebanos, los atenienses
bajo el mando de Cares, el cual, sin embargo, eludió trabar ba­
talla campal con el experto estratega espartano. Tampoco la
incursión de Cleómbroto en el 376 proporcionó a los esparta­
nos el éxito esperado, en tanto que, por mar, eran derrotados
de m odo decisivo, el mismo año, en el estrecho entre Naxos
y Paros. Lo fuerte que se sentía Atenas lo revela el envío de
Timoteo, hijo de Conón, al mar Jónico, .donde persuadió a las

203

Page 211

islas de Corcira y Cefalenia, y además a Acarnania y al rey
de los melosos, Alcetas, a asociarse a Atenas (Bengtson, Sta-
etsvertrage números 262 y 263). También Macedonia ingresó
entonces (e l año 375 ó 373) en la Liga marítima. A causa
de su riqueza en madera para naves, este país era un aliado
importante (Bengtson, Staatsvertmge n.° 264).

La guerra y en particular los armamentos navales costaban
a los atenienses grandes cantidades de dinero. Con objeto de
crear una nueva base para la imposición tributaria, se dispuso
en Atenas una declaración de la propiedad mueble e inmueble.
Produjo la suma total de 5.750 talentos. Los ciudadanos fue­
ron distribuidos en cien distritos ' fiscales, las llamadas sim-
morías («asociaciones»), de las que cada una estaba en con­
diciones de aportar aproximadamente 60 talentos. Esta nueva
clasificación reemplazó las clases de contribuyentes establecidas
por Solón, que hacía ya tiempo que resultaban inservibles, y
a las que los atenienses se habían adherido por más de dos­
cientos años.

Para Tebas, la gran ciudad de Beocia, el ajuste de sus
relaciones con las demás ciudades beodas constituía una cues­
tión vital. Este problema se resolvió en los años setenta de
forma extraordinariamente afortunada. La paz del Rey había
significado el fin de las alianzas en Grecia y también el fin
de la alianza beocia; después de la liberación de Tebas (379 ),
ésta resucitó. Los magistrados más importantes eran los beotar-
cos, ahora en número de siete. A l lado de éstos existía una
asamblea popular de todos los beocios, en la que se discutían
los asuntos relativos á la alianza. Sin duda, habida cuenta de
la gran desunión política de Grecia, esto constituía un progreso
apreciable. Con todo, nunca hubo un estado beocio unido, pues
para ello las diversas ciudades de Beocia eran demasiado fuertes,
pero se subordinaron, de todos modos, a la jefatura de Tebas,
y sobre esta base estuvo la alianza beocia en condiciones de
lograr objetivos más vastos.

Aproximadamente al mismo tiempo surgió en el norte de
Grecia, en Tesalia, una nueva potencia. Su ascenso está indi­
solublemente ligado a la persona del tirano Jasón de Feres.
En Tesalia las rivalidades de una nobleza poderosa impidieron
durante mucho tiempo el ascenso político. Hasta que Jasón,
hijo (o yerno) de Licofrón de Feres, obligó enérgicamente a
las partes antagónicas del país a unirse no pudo Tesalia asumir
en la historia de Grecia el papd que le correspondía. Igual
que Dionisio de Siracusa, Jasón era un individuo de una gran

204

Page 419

Tésalo, 16S
Teseo, 64, 68, 104, 105
Teseón, 68, 105
Tespias, 206
Tespis de Icaria, 24
tesserae hospitales,

367
theorika, 79, 303
thetes, 247
tliolos, 78
Tholos de Epidauro,

251
Tiana, 284
Tibrón, 188, 192
tiftava, 314
Tigris, 13, 36, 288,

297, 330
Timeo, 179, 225
Timna·, 373, 374, 377
Timócrates de Rodas,

189
Timocreonte, 63
Timoleonte, 224, 225
Timóstenes, 59,62
Timoteo, 203-206, 214,

242, 243, 244, 247
Tíndaris, 220, 221
Tirabazo, 191, 193
Tiras (Akerman), 119
Tirea, 150
Tiro, 285-287, 300, 364,

367, 369
Tirreno, 221
Tisafernes, 169, 171,

174, 186-188, 242
Tito I.ivio, 151
Titraustes, 188
Tobías, 356, 358
Tolernaida (Acco), 364
Tólmides, 83, 87
Tolomeo I de Egipto,

278, 291
Tolomeo, macedón,

212
Torona, 159, 214
Tracia (Skudrá), 10,

21, 24, 35, 37-39, 43,
57, 69, 92, 113, 134,
139, 149, 158, 159,
163, 190, 214, 261,
263 - 265 , 268, 269,
278, 302

Traente, 220
Transeufratina (Abar·

Nahara), 327

Trapezunte (Trebison-
da), 187

Traquis, 48
Trasíbulo, 184, 192
Trasfbulo, hijo de

Trasón, 200
Trasón, 200
Trecén, 50, 88, 122,

158, 212, 303
tribalos, 279
trierarauía, 102, 128
Trifilia, 215
Tripoli, 365, 368
trittvs (plural: trit-

t /e s ) , 27, 29
triumphator, 253
Tróade, 119, 236, 253,

269, 284
Troya, 106
Tucídides, 1, 67, 86,

96, 107, 120, 127,
134, 139 - 142, 146,
151, 154, 159, 160,
162, 163, 167, 170,
317

Tucídides, hijo de Me·
lesias, 92, 95, 97,
125

Turión, 273
Tunos, 93, 94, 104,

113, '118, 120, 132,
143, 165, 220

Turquestán, 290, 292,

uadi, 374, 377, 378
Uadi Hammamat, 313
Uadi Tumilat, 310, 370
Uahibra, 316
Udiahorresne, 306, 307,

309, 310, 316
Unbaru (Gobrias. Gu-

baru), 7, 324
Ulises, 106
Ur, 332, 333, 334, 343
Uranóoolis, 254
Uruk, 326, 334, 343
Uruk/Warka, 323
Ushtanni, 327
Varia Historia, de

Eliano, 320
Vida de Cimán, de

Plutarco, 85

Vida de Nicias, de
Plutarco, 163

Vida de Pericles, de
Plutarco, 79, 89, 91

Vida de Temistocles,
de Plutarco, 67

Wasi· (Wusr), 377
Widrang, 313

xshathrapavan, 10

Yada il Dharih, 376,
377

Yaho (Yahvé), 312,
315

Yahvé (Jeová. Yaho)
312, 315, 344, 349-
354, 356-363

yapigio, 178
Yathil, 373-376
yathilos, 374
Yathrib (Medina), 374
Yauna (Jonia), 10
Yaxartes (Sir-Daria),

21, 290, 291, 292
Yehohanan, 356, 360

Zacarías, 350-354
Zafar (Dhofar), 378
Zazana, 326
Zacinto (Zante), 83,

148, 157, 160, 205,
206

Zagro, 5, 13
Zancle, 22
Zaratustra, 16, 17
Zenón de Elea, 22, 76
zaugitas, 75
Zeus, 45, 105, 129, 181,

225, 253
Zodiaco, 346, 347
zoon politikón, 238
Zorobabel, 340, 343,

344, 349, 351-354
Zranka (Drangiana),10

412

Page 420

Indice de figuras

1. E l imperio p e r sa ....................................................................... 11

2. La Grecia clásica y el E g e o .......................................... ... 30

3. La batalla de Salamina .......................................................... 51

4. Grecia en vísperas de la guerra del P elopon eso ............... 147

5. Italia del Sur y Sicilia (500 a. C .) ................................. 180

6. La batalla de L eu ctra ............................................................ 207

7. E l imperio de Alejandro ...................................... ......... . 281

8. A ra b ia ........................................................................................... 371

413

Armauirumque
Armauirumque

Similer Documents