Download 96931147 La Teoria Literaria Contemporanea Raman Selden PDF

Title96931147 La Teoria Literaria Contemporanea Raman Selden
Tags Reading (Process) Author Ideologies Literary Criticism
File Size6.0 MB
Total Pages51
Table of Contents
                            Page 1
Page 2
Page 3
Page 4
Page 5
Page 6
Page 7
Page 8
Page 9
Page 10
Page 11
Page 12
Page 13
Page 14
Page 15
Page 16
Page 17
Page 18
Page 19
Page 20
Page 21
Page 22
Page 23
Page 24
Page 25
Page 26
Page 27
Page 28
Page 29
Page 30
Page 31
Page 32
Page 33
Page 34
Page 35
Page 36
Page 37
Page 38
Page 39
Page 40
Page 41
Page 42
Page 43
Page 44
Page 45
Page 46
Page 47
Page 48
Page 49
Page 50
Page 51
                        
Document Text Contents
Page 1

r.,. PN

l 94
1

. S45179
19&9 ..

La teoría
literaria

contemporánea
Rarnan Selden

Page 2

.......------------------~--------~ ----,~----------------._...

l
1

1
¡
J

LA TEORÍA LITERARIA
CONTEMPORÁNEA

111 Instrumenta

1

Page 25

80 RAMAN SELDEN

METÁFORA Y METONIMIA

En ocasiones, una teoría estructuralista proporciona al
crítico un terreno fértil para llevar a cabo aplicaciones in-
terpretativas. Es el caso del estudio de la afasia llevado a
cabo por Roman Jakobson y sus implicaciones en poéti-
ca;. Parte de la distinción fundamental entre las dimensio-
nes vertical y horizontal del lenguaje, una distinción rela-
cionada con la de langue y parole. Si tomamos el sistema
de las prendas de vestir de Barthes, observaremos en la di-
mensión vertical el inventario de los elementos que pue-
den sustituirse mutuamente: toca-sombrero-capucha; y, en
la dimensión horizontal, la lista de las piezas que forman
una secuencia real (falda-blusa-chaqueta). De modo simi-
lar, una frase puede ser analizada vertical u horizontal-
mente: .1) cada elemento se elige de un conjunto de posi-
bles elementos por los que podría ser. sustituido; y 2) los
elementos se combinan en una secuencia que constituye
un acto de habla. Esta distinción se aplica a todos los nive-
les: fonema, morfema, palabra o frase. Jakobson descu-
brió que los niños afásicos parecían perder la capacidad
de operar en una u otra de dichas dimensiones. Un tipo de
afasia mostraba un «desorden de contigüidad», una inca·
pacidad para combinar los elementos de modo secuencial;
otro; un «desorden de similitud», una incapacidad para
sustituir un elemento por otro. En un test de asociación de
palabras, al decir la palabra «choza,., el primer tipo pro-
ducía una serie de sinónimos, antónimos y otros sustitu-
tos: «cabaña», «casucha», «palacio», «guarida», «madri-
guera», etc. Y el segundo ofrecía elementos que combinan
con «choza,. formando secuencias potenciales: «calcina-
da•, «es 'una casa pequeña y pobre», etc. Jakobson va más
adelante y señala que estos dos desórdenes corresponden
a dos figuras retóricas: la metáfora y la metonimia; Tal
como muestra el ejemplo anterior, el «desorden de conti·
güidad» es resultado de la sustitución en la dimensión ver-
tical, como en la metáfora («guarida» por «choza»), mien-
tras el «desorden de similitud» proviene de la producción
de partes de secuencias en lugar de todos, como en la me-
tonimia («calcinada» por «choza»). Jakobson sugiere que

TEORIA LITERARIA CONTEMPORÁNEA 81

el comportamiento normal del habla tiende también hacia
uno u otro extremo, y que el estilo literari~ se expres~
como una tendencia hacia lo metafórico o hacia 1? metom-
mico. En The Modes of Motfern Writing, Davtd _Lo~~~
(1977) aplicó esta teoría a la hteratura moderna,_ anadt
do más etapas a un proceso· cíclico: el modern.tsmo Y e~
simbolismo son esencialmente metafóricos, mientras e
antimodernismo es realista. Y metoními~o.. _

1
des-

Así, en un sentido ampho, la metomml~ atan_e a
plazamiento de un elemento de la secuencia h~cia otron~
de un elemento de un contexto a otro: nos refenmos a u

1 copa de algo (queriendo decir su contenido), al turf (por e
hipódromo) o a una flota de cien velas (por barcos). La me-
tonimia necesita de modo básico un contexto para s~ ope-

b 1 · con ella el reahsmo. ración· de ahí que Jako son re ac10ne
El reaÍismo habla de su objeto ofreciendo al lector aspec

1
-

l n el fin de evocar e tos partes y detalles contextua es co d
todo. En un pasaje del principio de Grandes espe:~nza._~ ~
Dickens Pip empieza por presentarse como un~f 1 enti a

' . . d' · · de huer ano, nos en un paisaJe. Al refenr su con ICIOn . d
d 'b' us padres a partir e cuenta que sólo puede escn tr a s . .

unos únicos restos visuales: sus tumbas. «~omo ~unca VI
a mi padre o a mi madre ... mis primeras Imdpre~IOn~s n~~
relación con su aspecto se derivaron de mo

1
° tr

1
racw d

1 d 1 , . das La forma de as etras e ( a cursiva es mía) e sus apt : . d de ue se trataba
la de mi padre me dio la extrana 1 ea q . . . 1 de

d lento ,. Este acto IniCia de un hombre honra o Y c~rpu ... p· dos partes
identificación es metonímico, ~a ·due D~pt:::s modos, no
de un contexto· el padre Y su lapi a. d d ·
se trata de un~ metonimia «realista», sino e una er~va~

- · dea» aunque convemen
ción «no realista», una «extrana. I '.

1
· icamente rea-

temente infantil (y, en este ~en_t~dod )s:~~e~;rio inmediato
lista). Al proceder a la desc~IJ?~Io~

1
e onvicto, el momento

en el anochecer de la apan~IOnd le c. uiente descripción:
de la verdad en la vida de Pip, a a sig

, .. . . tanósa río abajo, a menos de
La nuestra era una regton pan

1
-~se deslizaba sin fuer-

veinte millas del mar en las que e .~1 ¡'vi'da y honda de la
. · impres10n v

zas. Creo que mi pnmera . mía) me llegó en un me-
identidad de las cosas (la cursiVa es

Page 26

82
RAMAN SELDEN

morable atardecer frío y húmedo E
cubrí que, más allá de d d · n aquel momento des-
pla ado de . to a uda, aquel terreno desolado

? ortigas era un cementerio· y que Ph T p· .
antiguo feligrés de esta . ' I Ip Irnp,
Georgina estaba parroquia, y también su esposa

' n muertos Y enterrados· 1
y llana soledad al otro lado d 1 '. y que... a oscur~
ques, terraplenes u e cementeno •. cruzada por di-
pastaban fo b y lp entes, con reses diseminadas que

, rma a e pantano· y q 1 b . 1' 1
que. se veía más aH,

1
, ' ue a aJa mea p omiza

rida desde la cual a tr~ e no; y que la salvaje y lejana gua-
el mar; y que el e VI~nto se I~nzaba sobre nosotros era
todo y a punto d P~(ueno manoJo de nervios asustado de
. e orar era Pip. .

, El modo de percibir la . d "d d
sigue siendo met , . «I entx a de las cosas» de Pip

ommxco Y no metaf' ·
tumbas, pantanos, río . onco: cementerios,
lo de algún modo , ~ar y Pxp son evocados, para decir-
les El todo (la , a partxr de sus características contexua-
medio de aspe~~:son~ o ~l es~enario) se nos presenta por
algo más que un « se e:cxona o~. Es evidente que Pip es
es de carne y hues~:q~eno mano~o de nervios» (también lo
fuerzas hist, · ' e pensamxentos Y sentimientos o de

oncas Y sociales) ,
afirmada por medio d

1
' p~ro. aqux su identidad es

cante se ofrece como el ta md etommxa -un detalle signifi-
E e o o-

n una útil elaboración d 1 · ,
Lodge señala con. . e a teona de Jakobson, David
Muestra cómo el c:~~~tod que «el contexto es básico».
personajes. He aquí un

10
d. e ~odnte~to puede cambiar los

xvertx o eJemplo:

Esas típicas metáforas fíi .
las olas estrellándose e t mi~as -los fuegos artificiales o
dir a una relación s

0~ ra a playa- utilizadas para alu-
misivas podrían distxua en pelfculas de épocas poco per-
tuviera lugar en una r~rse f~-fondo metonímico si el acto
se perciben como cl:r:a e Ia de 1~ !ndependencia, pero
gar en Nochebuena ente bmetafoncas si éste tiene Iu-

y en una uhardilla de la ciudad.

Este ejemplo nos previene
flexible de la teoría de J k bcontra un uso demasiado in-

. a o son.

TEORlA LITERARIA CONTEMPORÁNEA 83

POÉTICA ESTRUCTURALISTA: JONATHAN CULLER

En 1975, Jonathan Culler realizó el primer intento de
asimilar el estructuralismo francés a la perspectiva de la

. crítica angloamericana. Aunque acepta que la lingüística
proporciona el mejor modelo de conocimiento para las
ciencias· humanas y sociales, prefiere la distinción de
Chomsky entre «actuación» y «competencia» a la de Saus-
sure entre «lengua» y «habla». El concepto de «competen-
cia» tiene la ventaja de estar estrechamente relacionado
con el hablante de una lengua. Chomsky demostró que el
punto de partida para la comprensión de una lengua era
la habilidad del hablante nativo para producir' y compren-
der frases bien construidas a partir de un conocimiento,
asimilado de forma inconsciente, del sistema de la lengua.
Culler destaca la importancia de esta perspectiva para la
teoría literaria: «el objeto real de la poética no es el texto
mismo, sino su inteligibilidad. La cuestión es explicar
cómo estos textos llegan a entenderse; deben formularse el
conocimiento implícito, las convenciones que permiten
que los lectores extraigan su sentido ... ». Su meta máxima
es trasladar el centro de atención del texto al lector (véase
capítulo 5). Culler está convencido de que es posible deter-
minar las reglas que rigen la producción de textos. Si
aceptamos una gama de interpretaciones aceptables para
los lectores cualificados, entonces será posible establecer
qué normas y procedimientos han llevado hasta ellas. En
otras palabras, los lectores entendidos, enfrentados a un
texto, saben cómo extraer el sentido: es decir, decidir qué
interpretación es posible y cuál no lo es. Parece como si
existieran reglas que rigen la clase de significado que se
puede obtener del texto literario aparentemente más ex-
traño. Culler descubre la estructura no en el sistema im-
plícito en el texto, sino en el que subyace al acto de inter-
pretación del lector. Para poner un ejemplo estrafalario,
he aquí un poema de tres versos:

En general, suelo andar por la noche:
Era la mejor hora, era la peor hora: ·
En lo que se refiere al año, no hace falta ser precisos.

1
1
¡

1

1
1

Page 50

178 fNDICE

4. Teorías postestructuralistas . . . . . . . . . . . . . . . . 89
Roland Barthes: el texto plural . . . . . . . . . . . . . 91
Julia Kristeva: lenguaje y revolución . ·. . . . . . . 97
Jacques Lacan: lenguaje e inconsciente . . . . . . 99
Jacques Derrida: deconstrucción . . . . . . . . . . . . 103
Deconstrucción norteamericana (De Man, White,

Bloom, Hartman y Miller) . . . . . . . . . . . . . . . . 109
Discurso y poder: Michel Foucault y Edward

Said . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 119
Bibliografía seleccionada . . . . . . . . . . . . . 124

5. Teoría de la recepción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 127
La perspectiva subjetiva . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 127
Gerald Prince: el narratario . . . . . . . . . . . . . . . . 130
Fenomenología (Husserl, Heidegger y Gadamer) 132
Wolfgang !ser: el lector implícito . . . . . . . . . . . 133
Hans Robert J auss: horizontes de expectativas 136
Stanley Fish: la experiencia del lector . . . . . . . 139
Michael Riffaterre: competencia literaria . . . . . 141

- Jonathan Culler: convenciones de la lectura . . 144
Norman Holland y David Bleich: la psicología

del lector . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 146
Bibliografía seleccionada . . . . . . . . . . . . . 150

6. Crítica feminista . . . . . . . . . . . . . . . . • . . . . . . . . . 152
Problemas de la teoría feminista (Beauvoir) . . 153
Kate Millett y Michele Barrett: feminismo polí-
tico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 156
Literatura de mujeres y ginocrítica (Showalter,

Woolf y Ellman) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 160
Teoría crítica feminista francesa (Mitchell, La-

can, Kristeva, Cixous) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 166
Bibliografía seleccionada . . . . . . . . . . . . . 174

1

1

1

1 d de 1989 Impreso en e mes e mayo
en Talleres Gráficos DUPLEX, S. A.

Ciudad de la Asunción, 26
08030 Barcelona

Page 51

Esta obra ofrece una visión panorámica de la teoría lite-
raria contemporánea. Es una introducción general que
explica las teorías básicas de las distintas escuelas de
nuestro siglo empezando por los formalistas rusos y el
realismo socialista y continuando hasta el estructura-
lismo y el posestructuralismo.

Los teóricos analizados incluyen a autores cuya obra ha
ejercido una influencia constante -Shklovsky, Bakhtin,
Brecht, Lukács o Adorno- y a la vez a los más recientes
y de mayor actualidad como Derrida, Lacan, Foucault,
Iser, Kristeva, Culler, Bloom o Riffaterre. Cada capítu-
lo termina con una bibliografía de consulta que distin-
gue claramente entre un nivel introductorio y otro más
avanzado.

El autor, Raman Selden, es profesor en la Universidad
de Durham y autor de varios libros de crítica y teoría
literaria. Su intención al escribir este libro ha sido «sumi-
nistrar una guía para conocer las más importantes y esti-
mulantes tendencias del pensamiento crítico contempo-
ráneo».

935929-1

11
Letras e Ideas .l .. li.,.J tll

Similer Documents