Download 04-Hesíodo PDF

Title04-Hesíodo
TagsPoetry Greek Mythology Prometheus Homer Hittites
File Size429.0 KB
Total Pages21
Document Text Contents
Page 1

[ BIBLIOTECA DE RECURSOS ELECTRÓNICOS DE HUMANIDADESE-excellence – Liceus.com

Page 2

0







BIBLIOTECA DE RECURSOS ELECTRÓNICOS

DEHUMANIDADES





para red de comunicaciones Internet



ÁREA: LITERATURA GRIEGA



Liceus, Servicios de Gestión y Comunicación S.L.

C/Rafael de Riego, 8-Madrid 28045

http://www.liceus.com e-mail: [email protected]

Page 10

8

3. Contexto histórico de Hesíodo

Si los poemas homéricos reflejan la sociedad del alto arcaísmo griego (finales del siglo IX-

siglo VIII a. C.), pero evocando un mundo mucho más lejano del que vive el poeta, el mundo

aristocrático de la sociedad micénica (veáse Tema 3), Hesíodo es el primer autor de la literatura

griega en mostrar abiertamente su realidad contemporánea: la de la Época Arcaica griega,

caracterizada por el desarrollo de la polis.

Hesíodo es el primer poeta de Occidente en cantar sus propias inquietudes, como

aparecen en Trabajos y Días. En este poema siempre sale a relucir su ambiente local: la Beocia

de finales del siglo VIII o comienzos del VII a. C., un marco geográfico muy diferente del vivido por

Homero, que es la costa Jonia del 800-700 a. C. Frente a Homero, Hesíodo no pretende cantar los

kléa andrôn: "hazañas de los hombres", sino cantar la alétheia: "verdad". El ambiente que aparece

en su obra no es el mundo caballeresco de los poemas homéricos, sino la Beocia agrícola y

pobre, dominada por una aristocracia en declive, que el poeta ataca. A menudo sale su persona

en sus obras para ejemplificar los sucesos de la vida del hombre.

La segunda mitad del siglo VIII a. C. es una etapa decisiva en la historia de Grecia, pues

en ella se consolida el sistema político de la pólis, que había surgido durante el alto arcaísmo,

gracias en gran parte a la colonización griega del Mediterráneo occidental y del Mar Negro, cuya

expansión comienza entonces. El crecimiento de la población y las distintas emigraciones hacen

que la pólis como comunidad de ciudadanos independientes sustituya progresivamente a las

antiguas estructuras sociales basadas en el linaje. Si la agricultura era la fuente principal de

riqueza, si no la única, hasta el final del alto arcaísmo, en la Época Arcaica en muchas regiones

de Grecia la artesanía y el comercio llegan a desplazar a la agricultura como base económica de

las póleis, fundamentalmente debido a la actividad colonizadora: es el caso de Mileto y Focea en

la costa jonia, de Calcis y Eretria en Eubea, de Corinto, de Mégara, poblaciones fundadoras de

numerosas colonias en la península italiana y Sicilia, en el norte del mar Egeo y en el mar Negro,

que disponían de pocas tierras cultivables.

Consecuentemente, este desarrollo de las póleis griegas provoca multitud de conflictos

sociales y políticos en su seno. Las antiguas monarquías absolutas de los reinos micénicos

habían dado paso en el alto arcaísmo a monarquías más débiles (los basileîs), ya no sustentadas

hereditariamente, a las que se enfrenta a menudo una poderosa aristocracia terrateniente, como

queda reflejado en la Odisea (véase Tema 3). Pues bien, en la Época Arcaica aparece una nueva

clase ligada a la producción artesanal: la burguesía comerciante, que se enfrenta a esa nobleza

poseedora de grandes fundos y exige su participación en la vida política, dominada por los

aristócratas. Las crecientes tensiones que origina esta situación en la mayoría de las póleis

griegas desembocarán a menudo en el fenómeno de las "tiranías", que suelen apoyarse en el

pueblo llano, y ello pese a la profusión de legislaciones que intentan resolver, de modo diverso,

esta lucha de clases.

Page 11

9

Hesíodo toma partido en este conflicto social por la nueva clase emergente, la burguesía,

pero sin querer alterar el orden político establecido. El poeta se presenta como un pequeño

propietario agrícola, víctima de la oligarquía latifundista, pero no es un revolucionario, puesto que

es un pequeño terrateniente, no un desheredado. Por esta razón, el objetivo de Hesíodo es

intentar convencer a los reyes de que actúen siempre con justicia para mantener su autoridad, que

él no cuestiona, reprendiéndoles con dureza cuando no lo hacen así. Así, en el proemio de la

Teogonía, al celebrar las Musas del Olimpo, dice de Calíope que "esta es la más importante de

todas, pues ella asiste a los venerables reyes" (vv 79-80), ya que proporciona la «bella voz» (que

es lo que significa su nombre) a los reyes que pronuncian rectas sentencias, según detalla a

continuación el poeta: "Al que honran las hijas del poderoso Zeus, y le miran al nacer, de los reyes

vástagos de Zeus, a éste le derraman sobre su lengua una dulce gota de miel y de su boca fluyen

melifluas palabras. Todos fijan en él su mirada cuando interpreta las leyes divinas con rectas

sentencias y él con firmes palabras en un momento resuelve sabiamente un pleito por grande que

sea. Pues aquí radica el que los reyes sean sabios, en que hacen cumplir en el ágora los actos de

reparación a favor de la gente agraviada fácilmente, con persuasivas y complacientes palabras. Y

cuando se dirige al tribunal, como a un dios le propician con dulce respeto y él brilla en medio del

vulgo" (vv 81-92).

En efecto, Hesíodo dice expresamente que descienden "de Zeus, los reyes" (Teogonía 96)

y por eso están sometidos a su vigilancia, garante de la justicia: "¡Oh reyes! Tened en cuenta

también vosotros esta justicia; pues de cerca metidos entre los hombres, los Inmortales vigilan a

cuantos con torcidos dictámenes se devoran entre sí, sin cuidarse de la venganza divina"

(Trabajos y Días 248-251). Pero también nos dice que conoce a muchos reyes que se comportan

injustamente, por su afán de riqueza, ante lo que se rebela sin ambages, y el mejor remedio que

encuentra para cambiar ese comportamiento es el temor religioso, la amenaza de la Justicia,

convertida en divinidad (Díke, hija de Zeus): "y siempre que alguien la ultraja... proclama a voces

el propósito de los hombres injustos para que el pueblo pague la loca presunción de los reyes que,

tramando mezquindades, desvían en mal sentido sus veredictos con retorcidos parlamentos.

Teniendo presente esto, ¡reyes!, enderezad vuestros discursos, ¡devoradores de regalos!, y

olvidaros de una vez por todas de torcidos dictámenes. El hombre que trama males para otro,

trama su propio mal; y un plan malvado perjudica al que lo proyecto" (Trabajos y Días vv 258-

266). La cuestión social resulta, así, inseparable de la piedad religiosa en Hesíodo, quien ya en su

primera admonición a Perses mencionaba el mal comportamiento de los reyes: "...lisonjeando

descaradamente a los reyes devoradores de regalos que se las componen a su gusto para

administrar este tipo de justicia. ¡Necios, no saben cuánto más valiosa es la mitad que el todo ni

qué gran riqueza se esconde en la malva y el asfódelo!" (Trabajos y Días vv 38-41).

No obstante el pesimismo subyacente en esta reiterada constatación del abuso de los

gobernantes, Hesíodo, como se ha dicho, es partidario de los nuevos valores sociales que aporta

la burguesía, en los que la lícita ganancia de dinero pasa a tener la preeminencia: "El trabajo no

Page 20

18

Bibliografía sucinta

1. Traducciones al español de las obras de Hesíodo con estudio introductorio:

- HESÍODO, Obras y fragmentos. Introducción, traducción y notas de Aurelio Pérez Jiménez y

Alfonso Martínez Díez, Madrid: Gredos, 1978.

- HESÍODO, Teogonía, Trabajos y días, Escudo, Certamen. Introducción, traducción y notas de

Adelaida y Mª Ángeles Martínez Sánchez, Madrid: Alianza Editorial, 1986.

- HESÍODO, Poemas hesiódicos. Introducción, traducción y notas de Mª Antonia Corbera Lloveras,

Madrid: Akal, 1990.

2. Estudios:

- ADRADOS, F.R., "Las fuentes de Hesíodo y la composición de sus poemas", Emerita 54 (1986), 1-

43.

- ADRADOS, F.R., "Hesíodo" en J. López (ed.), Historia de la literatura griega, Madrid 1988, pp. 66-

86.

- BERNABÉ, A., "Ventajas e inconvenientes de la anarquía. El mito hitita del dios Kal y sus paralelos

en Hesíodo", Isimu 7 (2004), pp. 63-76.

- BURKERT, W., The Orientalizing Revolution. Near Eastern Influence on Greek Culture in the Early

Archaic Age, Cambridge, Mass., 1992 (original alemán de 1984).

- BURKERT, W., De Homero a los Magos. La tradición oriental en la cultura griega, Barcelona 2002.

- CASANOVA, A., La famiglia di Pandora. Analisi filologica dei miti di Pandora e Prometeo nella

tradizione esiodea, Firenze 1979.

- DEL OLMO, G. (ed.), Mitología y Religión del Oriente Antiguo, 3 vols., Sabadell 1993-1998.

- DETIENNE, M., Los maestros de verdad en Grecia arcaica, Madrid 2004.

- GARCÍA GUAL, C., Prometeo: mito y tragedia, Madrid 1979.

- FERNÁNDEZ DELGADO, J. A., Los oráculos y Hesíodo, Cáceres 1986.

- FRÄNKEL, H., Poesía y Filosofía en la Grecia Arcaica, Madrid 1993.

- GARCÍA RAMÓN, J. L., "En torno a los elementos dialectales en Hesíodo. I: el elemento occidental",

CFC 11 (1976), pp. 523-543.

- HUNTER, R. (ed.), The Hesiodic Catalogue of Women, Cambridge 2005.

- JANKO, R., Homer, Hesiod and the Hymns, Cambridge 1982.

- MARCO PÉREZ, A., La hospitalidad en la poesía griega arcaica, Murcia 2003.

- MARTÍNEZ NIETO, R., La aurora del pensamiento griego, Madrid 2000.

- LESKY, A., "Hesíodo", en Historia de la literatura griega, Madrid 1969, pp. 114-130.

- PENGLASE, C., Greek Myths and Mesopotamia. Parallels and Influence in the Homeric Hymns and

Hesiod, London-New York 1994.

- PUCCI, P., Hesiod and the language of poetry, Baltimore and London 1977.

- VERNANT, J.-P., Mito y pensamiento en la Grecia antigua, Barcelona 1973.

- WEST, M. L., Hesiod. Theogony. Edited with Prolegomena and Commentary, Oxford 1966.

- WEST, M. L., Hesiod. Works and Days. Edited with Prolegomena and Commentary, Oxford 1978.

Page 21

19

- WEST, M. L., The East Face of Helikon, Oxford 1997.

Similer Documents